| 5/27/2011 12:20:00 PM

Una bacteria de origen indefinido causa 6 muertos y 1000 afectados en Alemania

Seis personas han muerto y otras 800 están afectadas en Alemania por la bacteria "E.coli Enterohemorrágica", cuya origen aún no ha sido determinado.

Berlín - Las autoridades alemanas indicaron el jueves que la bacteria fue encontrada en pepinos procedentes de España, pero la Comisión Europea ha dejado claro hoy que la contaminación de esas hortalizas pudo producirse fuera del país de origen.

El Gobierno español, por su parte, ha presentado una queja ante Alemania y la Unión Europea por el proceso seguido tras el brote infeccioso y atribuido a pepinos españoles.

Mientras, en Alemania aumentan los casos de víctimas y afectados por la mencionada bacteria, la mayor parte de ellos en Hamburgo (noroeste del país).

Un total de 60 de los afectados están graves, informó hoy el Instituto Robert Koch de Berlín, especializado en este tipo de análisis.

La alerta fue dada esta semana tras la muerte de tres mujeres -de 83, 89 y 24 años- que fallecieron como consecuencia del síndrome urémico hemolítico (SUH) causado por el germen.

Además, otras dos mujeres -una de más de 70 años y la otra de 41-, ambas de la localidad de Cuxhaven, en el estado federado de Baja Sajonia (noroeste de Alemania), perdieron la vida afectadas por esta variante de "E. coli Enterohemorrágica", cuya cepa ha sido identificada como la variante O104H4.

Este viernes, las autoridades alemanas confirmaron que la muerte de un hombre, de 38 años y cuyo cuerpo sin vida fue hallado por los bomberos en su apartamento de Hamburgo, se debía también a esta bacteria intestinal.

El SUH se caracteriza por causar insuficiencia renal, anemia hemolítica microangiopática, trombocitopenia, defectos de la coagulación y signos neurológicos variables.

"El brote continúa. De ayer a hoy hemos contabilizado 60 nuevos casos de SUH , o sea, de desarrollos graves de esta infección", declaró el director del instituto, Reinhard Burger.

Las autoridades sanitarias alemanas anunciaron el jueves que el brote infeccioso tiene su origen en pepinos procedentes de España comercializados a través del mercado central de Hamburgo, un importante centro de distribución regional.

El foco fue detectado tras realizar análisis, entre otras verduras, a cuatro pepinos escogidos aleatoriamente del mercado central de Hamburgo, de los que tres procedían de España -uno de ellos de cultivo biológico- y el otro de Holanda, según apuntaron hoy varios medios locales.

En la Comisión Europea, el portavoz de Sanidad y Consumo del Ejecutivo comunitario, Fréderic Vincent, declarado que "la contaminación pudo producirse en el transporte o en la distribución a tiendas en la propia Alemania".

"Tanto da que la contaminación se produjese en origen o en destino, pero lo importante es que se ha producido un brote y hay que averiguar la causa", ha añadido.

Por su parte, el secretario de Estado español de Medio Rural y Agua, Josep Puxeu, informó en Madrid de que España ya ha localizado las partidas concretas de pepinos, que han sido retiradas "por precaución".

Respecto al procedimiento seguido por Alemania en esta crisis, Puxeu lamentó que la primera denuncia haya saltado a la prensa en lugar de canalizarse a través de la red de alertas preceptivas, de la inmovilización del producto y la localización de los focos.

"Nos hemos quejado ya a Alemania y a la Unión Europea", indicó, tras recordar que ante este tipo de situaciones "hay que ser muy rigurosos" y "absolutamente exquisitos".

Mientras, la senadora de Sanidad de Hamburgo, Cornelia Prüfer- Storcks, descartó la posibilidad de que los pepinos españoles se contaminaran al caer al suelo un palé con esa verdura cuando era descargada en el mercado central de esa ciudad, ya que las pruebas fueran tomadas en distintos lugares.

La senadora de Sanidad, cargo equivalente al de un consejero autonómico, subrayó que "además es imposible que la carga de un solo palé pueda ser la causante de una infección primaria de la 'escherichia coli enterohemorrágica' de las dimensiones alcanzadas".

Los agricultores alemanes se están viendo obligados a destruir verduras por valor de dos millones de euros al día ante la imposibilidad de dar salida en el mercado a las partidas por el miedo desatado entre los consumidores, según las asociaciones del sector.

Ante la rápida propagación del brote, el Instituto Robert Koch llamó a la población a tomar medidas preventivas y no consumir por el momento tomates, lechugas y pepinos o cualquier tipo de verdura sin cocinar.

 

 

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?