| 3/30/2012 3:00:00 PM

Un tribunal indio suspende la construcción de una polémica planta siderúrgica

Un tribunal indio especializado en temas medioambientales decretó hoy la paralización de un proyecto siderúrgico de la acería surcoreana Posco por valor de US$12.000 millones , informó la agencia local IANS.


Una sala del Tribunal Nacional Verde (NGT, en siglas inglesas) solicitó hoy al Ministerio de Medio Ambiente que revise la licencia ambiental emitida por las autoridades en enero de 2011, lo cual significa un nuevo revés para el controvertido plan.

Las protestas de los lugareños llevaron hace nueve meses al Gobierno de Orissa, el estado oriental de la India donde se prevé instalar la planta, a suspender la compra de tierras para el que sería el mayor proyecto de inversión extranjera en este país.

Ahora el NGT sustenta su decisión en que los planes de Posco establecen la producción de doce millones de toneladas anuales de acero, mientras que el estudio de impacto ambiental solo contempla la producción de cuatro millones de toneladas en la primera fase. El tribunal también refleja en su dictamen de hoy otras irregularidades referentes al uso de fuentes de agua y a la calificación de parte de los terrenos que las autoridades preven ceder a Posco, que están catalogados como zona verde.

Según IANS, esta decisión judicial llega al día siguiente de que el primer ministro indio, Manmohan Singh, hiciera llegar a las autoridades surcoreanas el mensaje de que su Ejecutivo estaba tomando medidas "proactivas" para favorecer el proyecto de Posco.

El plan de la firma surcoreana incluye una fábrica de acero, una mina, un puerto y una planta generadora de energía, y su construcción se ha demorado durante años debido a que el Gobierno acusaba a la compañía de violar las leyes medioambientales. El proyecto requiere unos 163 kilómetros cuadrados de terreno, de los cuales 11,7 son bosque, en una región, Orissa, con un significativo porcentaje de población tribal y abundantes zonas naturales.

Hace un año, Amnistía Internacional denunció que hasta 2.000 pequeños agricultores indios podrían perder sus medios de subsistencia si prospera la construcción de la planta. Las animadversión por el proyecto llevó a un grupo de activistas a secuestrar en 2007 a cuatro trabajadores de Posco, tres de ellos surcoreanos, y a levantar barricadas de bambú para restringir el paso a los promotores del complejo siderúrgico.

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?