| 9/28/2007 12:00:00 AM

Un recorrido desde Leticia hasta el Cabo de la Vela por los pasillos de la Bolsa Turística de las Américas

Los más exóticos destinos de nuestro país se encuentran en la Muestra Comercial de la BTA.

Medellín_ Una buena manera de recorrer nuestro país, y saber qué ofrece en materia de infraestructura y diferenciadores que hagan más atractiva la oferta de congresos y convenciones, es la que brinda la XI Bolsa Turística de las Américas, que finaliza hoy viernes a las 7:30PM en Plaza Mayor Centro de Convenciones Medellín y que en su Muestra Comercial incluye una variada oferta de destinos para todos lo gustos y presupuestos.

Turismo religioso, con los principales santuarios colombianos; ecológico con caminatas a través de nuestras selvas; de aventura para aprovechar nuestra riqueza hidrográfica y nuestra variedad de montañas y valles, y los más importantes parques temáticos, con su presencia en los stands de la BTA, conducen a los visitantes por un espectacular recorrido, que sin salir del recinto ferial los lleva en pocos minutos desde Leticia hasta el Cabo de la Vela, pasando por Ipiales, las playas chocoanas, los paisajes boyacenses y las tradicionales perlas del Caribe: Barranquilla, Cartagena y Santa Marta.

La oferta es bien variada y en ello tienen mucho que ver las alcaldías y gobernaciones, que vieron en la Bolsa Turística de las Américas una excelente vitrina para promover sus municipios y departamentos al lado de los principales destinos internacionales.

En el Amazonas, por ejemplo, la oferta incluye caminatas ecológicas por la jungla, safari nocturnos por los afluentes del río que le da su nombre a esta región del mundo, visita a los lagos de Tarapoto y la Isla de los Micos hasta llegar al Parque Nacional Natural Amacayu (Río de Hamacas en lengua Quechua), muy cerca de la frontera con Perú y Brasil, con más de 293 mil hectáreas de extensión, donde alberga 150 especies de mamíferos terrestres, cerca de 500 de aves y peces, así como mamíferos acuáticos como el delfín rosado, el delfín gris, el manatí amazónico y la nutria.

Nariño tiene una variedad muy diferente pero no menos atractiva. Allí el viaje puede comenzar bien al sur, en Ipiales, con el Santuario de las Lajas e incluir destinos tan contrastantes como el de los volcanes, con el Galeras a la cabeza, que a pesar de su actividad no pierde su magia y encanto. También están el Cumbal, el Chiles y el Azufral, en cuyo cráter se formo un lago al que la abundancia de azufre le da un espectacular color verde esmeralda.

El altiplano cundiboyacense está presente en la Bolsa Turística de las Américas con la Catedral de Sal de Zipaquirá, construcción subterránea labrada en una mina de sal. Para llegar a ella se requiere de un descenso lento en el cual se pierde “la noción del tiempo, de la luz, del calor, del sonido, del color, del viento y del movimiento”, donde la meditación y la contemplación hacen de la visita una experiencia única e inimitable.

En Boyacá la oferta es más variada. Nobsa con sus artesanías, sus inigualables tejidos de lana y sus campanas únicas en el mundo. Sogamoso con sus tradiciones folclóricas y las maravillas naturales, que incluyen el lago de Tota y los páramos de Oceta, Siscunci y Tibasosa, y Paipa con su riqueza colonial y variada oferta hotelera.

Además de Panaca, Parque Nacional de la Cultura Agropecuaria, ubicado en Quimbaya, Quindío, donde ya se asentó una de las principales cadenas hoteleras, las ciudades capitales que integran el Eje Cafetero, llegaron con todo a la BTA para mostrar que sus bondades turísticas trascienden lo meramente temático.

Armenia viene a promocionar la celebración de sus 118 años, que se efectuarán entre el 30 de septiembre y el 5 de octubre, con varios conciertos, Reinado de la Chapolera Concurso de Yipaos (jeeps cargados hasta más no poder) y Festival de Danza Folclórica, entre muchas otras actividades.

Los tradicionales destinos del Caribe colombiano también están con toda su oferta en la BTA. Coveñas, Tolú, Cartagena, Barranquilla y Santa Marta trajeron a la Muestra Comercial lo mejor de sus hoteles, variedad de planes para cautivar a quienes esperan con ansias cada periodo de vacaciones para disfrutar de las playas del litoral norte colombiano.

Pero sin duda, La Guajira trajo todo su encanto a la Bolsa Turística. Los más impactante es que su stand, adornado con hamacas, mochilas y otras prendas de esa cultura, lo atienden los propios indígenas wayú, quienes se esmeran en explicar todo acerca de la riqueza turística de su región.

“Antioquia, un Tesoro por Descubrir”, es un programa de la administración departamental de Antioquia, que busca promover las diferentes subregiones como destinos turísticos, cada una con características y atractivos diferentes.

Urabá – Darién- Caribe, un mar de alegrías, riquezas y placeres; Suroeste una tradición de café, carbón y arriería; Norte, la ruta de la leche, la trucha y el buen gourmet; Occidente, la ruta del sol y de la fruta, y Oriente, la ruta verde de Antioquia, integran este programa de la Gobernación de Antioquia, que muestra las maravillas que cada una de las regiones de este departamento tienen para cautivar a propios y extraños.

De todo y para todos los gustos tiene la industria turística colombiana en esta Bolsa Turística de las Américas, para competirle a los siempre encantadores y llamativos destinos internacionales como las islas del Caribe, los resorts brasileños y Centroamericanos y las enigmáticas ciudades mexicanas y guatemaltecas, que en el pasado albergaron a las culturas azteca y maya.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?