| 12/16/2005 12:00:00 AM

Un empujón al ALCA desde Colombia en marzo de 2006

Colombia será sede de la próxima reunión en la que países partidarios de relanzar las negociaciones para la creación del Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA).

Colombia será sede de la próxima reunión en la que países partidarios de relanzar las negociaciones para la creación del Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA) intentarán revivir esta iniciativa. El encuentro se realizará en marzo y contará con la presencia de representantes de 29 naciones del continente.

Algunas naciones se han mostrado optimistas ante la posibilidad de que el acuerdo salga de la difícil situación a la que se enfrenta, pero ninguno confía en que se resuelvan todas las dudas que se han generado a lo largo de las negociaciones.

El objetivo del encuentro es analizar las diferentes alternativas existentes para despejar el proceso, poder establecer un bloque comercial de US$130.000 millones y un mercado con 840 millones de consumidores, es decir el 12,1% de la población mundial, que para cualquier país resulta atractivo.

Aunque en un principio la iniciativa fue promovida y liderada por EE.UU. ahora el Gobierno de ese país está más concentrado en impulsar acuerdos bilaterales. Esta convocatoria ha estado impulsada por países como México, Panamá y Colombia, interesados en el comercio continental.

La reunión será de carácter eminentemente técnico y en ella se determinarán que obstáculos se lograron eliminar en la pasada cumbre ministerial de la Organización Mundial del Comercio (OMC), que permitan activar un plan para salvar el ALCA.

Los países convocantes aspiran que la acordada eliminación de los subsidios agrícolas a partir del 2013 se convierta en un elemento de consenso y que temas como ese y las ayudas internas a la producción agrícola no se tengan que renegociar en el acuerdo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?