| 4/2/2012 11:00:00 AM

Un CD con nombres de evasores alemanes complica el acuerdo Berlín-Ginebra

Una orden de Suiza para la detención de tres inspectores fiscales alemanes, acusados de espionaje por comprar un CD con datos de presuntos evasores al país helvético, reavivó hoy el contencioso entre Berlín y Ginebra por la lucha contra la evasión fiscal, pendiente de la firma de un acuerdo bilateral.


El portavoz de la canciller Angela Merkel, Steffen Seibert, se apresuró a afirmar que la orden emitida por Suiza no "enturbia" las relaciones bilaterales, al tiempo que apremiaba a los "Länder" a no bloquear el acuerdo bilateral, a su paso por el Parlamento. "La persecución judicial (a los inspectores) cesará cuando el acuerdo sea en firme", indicó Seibert, después de que desde los estados federados se advirtiera de que las acciones contra los inspectores equivalen a dar por rotas esas negociaciones.

Según se supo el pasado fin de semana, la Justicia suiza emitió en marzo una orden de detención contra inspectores del estado de Renania del Norte-Westfalia, a los que se imputa espionaje económico y vulneración de las leyes de secreto bancario helvéticas. Los cargos están relacionados con la compra en febrero de 2010 de un CD con datos de presuntos evasores de impuestos alemanes.

Dicha adquisición se enmarcó en una serie de operaciones parecidas, con las que Alemania pretendía perseguir a los evasores, tanto en Suiza como en Liechtenstein.

Así, el "Land" de Baja Sajonia compró en 2010 una lista con los datos de 1.500 contribuyentes alemanes con depósitos no declarados en bancos suizos, por unos 2,5 millones de euros. Dos años antes se produjo una operación aún más espectacular, en que se pagaron cinco millones de euros a un informante a cambio de otro CD con miles de nombres de evasores en Liechtenstein.

La orden dictada ahora contra los tres inspectores renanos ha desatado las protestas de las autoridades del "Land" contra el ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, por no haber elevado una protesta formal ante Ginebra.

El vicepresidente del grupo socialdemócrata en el Bundestag (Parlamento federal), Joachim Poss, instó a Schäuble a interceder ante Suiza por los inspectores y a recordar al país helvético su compromiso con la lucha contra la evasión fiscal. Poss reprochó a la Justicia helvética perseguir a los inspectores fiscales, en lugar de actuar contra los "dictadores y genocidas que a menudo depositan sus patrimonios robados en Suiza", según dijo.

El papel de la oposición socialdemócrata es decisivo para la ratificación en la cámara alta (Parlamento) del acuerdo negociado entre Schäuble y las autoridades suizas, que debería entrar en vigor en enero de 2013.

Este pacto bilateral contempla que los depósitos de ciudadanos alemanes en Suiza tengan al menos las mismas cargas fiscales que les sobrevendrían si se quedaran en su país. El acuerdo contempla que, al margen de que se apliquen cargas fiscales parejas a las que quedarían obligados en Alemania, se preserve el anonimato de los depositarios.

Se estima que en los bancos del país alpino hay depositados entre 130 y 180.000 millones de euros de contribuyentes alemanes evadidos al fisco de su país.

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?