| 5/7/2011 1:30:00 PM

Un asesor económico del Gobierno alemán acusa al BCE de fomentar el pánico

Uno de los llamados "cinco sabios" que asesoran al Gobierno federal alemán en materia económica ha acusado al Banco Central Europeo (BCE) de fomentar injustificadamente el pánico en relación con la reestructuración de la deuda griega.

Berlín - "En vez de reflexionar sobre soluciones con los menos daños colaterales posibles, el BCE no hace sino fomentar el pánico", asegura el profesor de la Universidad de Friburgo Lars Feld, miembro del escogido grupo de los "cinco sabios".

Las críticas de Feld, en declaraciones que publica hoy el diario "Badischen Zeitung", están relacionadas con las advertencias del BCE contra un recorte de la deuda griega por su temor a un desastre como el provocado en 2008 por la quiebra del banco estadounidense Lehman Brothers.

Feld acusa al presidente del BCE, el francés Jean Claude Trichet, de rechazar ese recorte de la deuda ante el hecho de que los acreedores se verían obligados a renunciar a una parte de su dinero.

"En mi opinión Trichet teme pasar a la historia como el presidente del Banco Central Europeo al que se responsabilizaría de una catástrofe financiera", afirma Feld, quien recuerda que Trichet abandona el cargo en otoño y desea hacerlo de manera impoluta.

El director del Instituto Walter Eucken de la Universidad de Friburgo considera necesaria e inevitable la reestructuración de la deuda griega ante su elevada carga.

Feld propone prolongar los plazos de vencimiento de la deuda griega, aunque ello traiga consigo renuncias por parte de los acreedores.

Además considera imprescindible que el fondo de rescate conceda a Grecia créditos de bajo interés para que el propio Gobierno de Atenas pueda recomprar su propia deuda.

 

 

(Efe)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?