| 8/24/2009 12:00:00 AM

Ultimo fin de semana de dinero por chatarra atrae a miles

Los concesionarios de autos exhaustos, pero agradecidos, observaron cómo sus negocios se quedaban vacíos mientras que olas de consumidores se aproximaban a deshacerse de sus viejos modelos en el último fin de semana del programa Dinero por Chatarra.

El ritmo efervescente del programa de reembolso al consumidor de 3.000 millones de dólares se intensificó aún más durante su último fin de semana, luego de que el gobierno anunciara que lo terminaría la noche del lunes, dos semanas antes de lo esperado.

Los clientes no lo dudaron más.

"Lo pensamos por varias semanas", dijo el sábado Annette Palmer, de 51 años, que visitó la concesionaria Town and Country Honda en Berlin, Vermont, junto con su esposo. La pareja esperaba cambiar su Jeep Grand Cherokee 1999 por un honda Honda CR-V.

"Lo aplazamos un poco, pero escuchamos que se iba a terminar y nos levantamos a correr", agregó.

Muchos concesionarios continuaban vendiendo tantos autos como fuera posible antes del lunes, aunque tenían problemas por la falta de algunos modelos como Ford Focus, Honda Civic, Toyota Corolla y Nissan Altima, apoyados por el programa.

John Bergstrom estaba de pie fuera de su concesionaria en Appleton, Wisconsin. En total Bergstrom dijo que sus concesionarias, que tienen marcas como Ford, GM y Toyota, vendieron 800 autos durante el programa, lo que aumentó las ventas 30%. Incluso tuvo que conseguir personal extra para que pudieran despachar los documentos de los clientes, pero las ventas valían la pena el esfuerzo, dijo.

El programa Dinero por Chatarra logró impulsar las ventas de autos nuevos para retirar los modelos que consumen demasiada gasolina, aunque algunos expertos en energéticos dicen que la reducción de contaminación es demasiado pequeña como para que el programa tenga un equilibrio entre el costo y los beneficios.

Los clientes recibían reembolsos de entre 3.500 a 4.500 dólares, de acuerdo con la mejoría en el consumo de combustible entre su modelo viejo y el nuevo. Hasta el viernes casi medio millón de autos habían sido vendidos por medio del programa.

Pero tantas ventas hacían dudar a los concesionarios pues hasta el viernes sólo habían tenido una pequeña cantidad de reembolsos de parte del gobierno ante los miles de millones de dólares en transacciones.

 

 

AP

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?