| 4/18/2007 12:00:00 AM

UE estudiará barreras comerciales que le impiden crecer

El comisionado Comercial de la UE, Peter Mandelson, dijo que las barreras en China le cuestan a los negocios europeos 20.000 millones de euros (27.100 millones de dólares) al año en oportunidades perdidas.

Bruselas.- La Unión Europea dijo el miércoles que establecerá un sistema que identifique las barreras comerciales en el exterior que le impidan exportar a mercados en desarrollo.

La Comisión Europea indicó que le solicitará a sus delegaciones y embajadas en todo el mundo desarrollar un sistema que identifique barreras injustas para el comercio.

Algunos países cuentan con reglas técnicas que desfavorecen a los extranjeros. Por ejemplo, México tiene una ley sobre las emisiones de los vehículos diesel que no acepta los estándares de la UE, y Ucrania cuenta con tasas muy altas para los medicamentos importados.

La UE quiere desarrollar políticas más justas en el área comercial, bien sea resolviendo los obstáculos mediante el arbitraje de la Organización Mundial del Comercio o a través de pactos bilaterales. Sería un procedimiento muy similar al que ha efectuado Estados Unidos para asegurar su acceso a los mercados emergentes.

El brazo ejecutivo de la UE no señaló nombres, pero Mandelson dijo que dará prioridad a ciertos mercados o sectores como las economías emergentes y la propiedad intelectual.

La Comisión dijo en un documento que necesitaba una mejor organización para reaccionar a leyes en países extranjeros que pudiesen perjudicar sus intereses comerciales. Ello permitiría a los europeos reaccionar rápidamente y cabildear al respecto.

Mandelson dijo que algunos países en desarrollo le estaban pidiendo a Europa abrirse, pero que no están reciprocando.

"Necesitamos seguir siendo abiertos, pero los otros también deben estar abiertos a nosotros", dijo.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?