| 3/3/2011 8:00:00 AM

UE y EEUU firman un acuerdo para coordinar sus sistemas de gestión aérea

El comisario europeo de transporte, Siim Kallas, y la representante de la autoridad aérea de los Estados Unidos, Carey Fagan, firmaron hoy en Budapest un acuerdo para hacer compatibles sus respectivos sistemas de gestión aérea.

Budapest - Kallas calificó este acuerdo como "muy importante", ya que la UE y los EEUU utilizan dos sistemas diferentes de gestión aérea.

El acuerdo, firmado durante una conferencia sobre el "Cielo Único Europeo" que se celebra en Hungría, prevé, entre otros, el empleo de equipos de radar y de control a bordo compatibles entre el sistema europeo Sesar y el estadounidense NextGen.

Una compatibilidad que permitirá "importantes ahorros" para la industria, agregó Kallas en rueda de prensa.

Por su parte, Fagan resaltó la importancia de "actuar conjuntamente", y recordó que el tráfico aéreo en las dos regiones y entre ellas supone el 60% del total mundial.

Durante las sesiones de la conferencia, que se celebran hasta mañana, representantes de organizaciones internacionales, como Eurocontrol y la Agencia Europea de Seguridad Aérea (Aesa), así como técnicos europeos, discutirán sobre la creación de los llamados "espacios aéreos comunes".

El concepto de "Cielo Único Europeo" prevé la creación a finales de 2012 de 9 zonas aéreas, para hacer más sencilla la gestión aérea en el continente. España y Portugal formarán una de esas unidades de control.

Los espacios aéreos comunes tienen como meta mejorar los estándares de seguridad y acortar las rutas, eliminando las actuales fronteras nacionales.

El "Cielo Único Europeo" es una iniciativa de la Comisión Europea lanzada en 1999 para acabar con la fragmentación del espacio aéreo comunitario y reducir así los costes, el gasto de combustible y mejorar la puntualidad. EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?