| 3/19/2009 12:00:00 AM

UE desafía pedidos de estímulo extra pese a decisión de la

(BRUSELAS)- Los líderes europeos rechazaron el jueves la presión estadounidense para inyectar más fondos en sus economías y combatir la recesión global, pese a la promesa estadounidense de aportar más dinero en su propio esfuerzo de recuperación.

En cambio, parecía probable que los líderes del bloque de 27 naciones propongan un refuerzo en el poder de fuego del Fondo Monetario Internacional para responder a la crisis en una cumbre de dos días en la que esperan acordar su postura antes de que las economías del G20 se reúnan el 2 de abril.

"Ya estamos haciendo bastante", dijo a la prensa el primer ministro checo Mirek Topolanek, cuyo país actualmente ostenta la presidencia rotativa de la UE.

"Algunos de nosotros aún no hemos implementado del todo nuestros planes nacionales de recuperación, por eso no conocemos su impacto. No tiene sentido introducir nuevos paquetes", dijo Topolanek a los reporteros.

El miércoles, el banco central estadounidense prometió inyectar una suma adicional de

US$1000 millones  en la economía de Estados Unidos para enfrentar la recesión. Washington ha liderado los pedidos para que Europa incremente unos paquetes de estímulo que no alcanzaron para revertir el declive.

Pero la UE tiene dificultades en acordar los detalles de los planes existentes para revivir la economía por medio de proyectos de infraestructura, y en gran medida deposita la fe en los generosos programas del estado de bienestar.

Algunos líderes temen la inestabilidad social. El presidente francés Nicolas Sarkozy participaba en la cumbre en un día de masivas protestas por su manejo de una crisis que podría elevar la tasa de desempleo de Europa hacia el 10%este año.

Otros están preocupados porque no quieren acumular enormes déficit que podrían agudizar los problemas.

"Eso también equivale a presionar al alza las tasas de interés y subidas de impuestos para poder cubrir esos déficit. Esto no tiene una solución fácil", dijo el primer ministro sueco Fredrik Reinfeldt.

La canciller Angela Merkel dijo que Alemania se opondrá a proyectos a nivel europeo que no se centren en las necesidades inmediatas, una referencia a un modesto plan existente para gastar 5.000 millones de euros ( US$6.750 millones ) de dinero de la UE en proyectos de infraestructura.

"No es momento de analizar más medidas para el crecimiento. Estoy totalmente en desacuerdo con esta idea. Las medidas existentes tienen que funcionar, se tiene que permitir su desarrollo", dijo en el Bundestag, la cámara baja del parlamento, antes de dirigirse a Bruselas.

 

(REUTERS)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?