| 1/19/2009 12:00:00 AM

Ucrania y Rusia firman acuerdo sobre suministro de gas

Moscú.- Rusia y Ucrania firmaron el lunes un acuerdo que restablece los suministros de gas a Ucrania y despeja la vía para poner fin a casi dos semanas de suspensión de los envíos de gas ruso a Europa.

El acuerdo fue firmado por los directivos del monopolio ruso de gas Gazprom y Naftogaz, de Ucrania. La firma fue presenciada por la primera ministra ucraniana Yulia Tymoshenko y su homólogo ruso Vladimir Putin.

Putin dijo que Gazprom había recibido instrucciones de reanudar los suministros hacia Europa, que habían sido cortados el 7 de enero, mientras que Moscú y Kiev discutían sobre precios y acusaciones de que Ucrania estaba robándose gas destinado a Europa.

Funcionarios dijeron que el gas restaurado pudiera tomar hasta 36 horas para cruzar Ucrania y llegar a los consumidores europeos.

La confrontación sacudió profundamente la confianza de los europeos, tanto hacia Rusia como hacia Ucrania, como proveedores confiables de energéticos y obligó a más de 15 naciones a batallar para encontrar fuentes alternativas en pleno invierno boreal.

Tymoshenko y Putin llegaron a un acuerdo preliminar durante el fin de semana para que Ucrania obtenga este año gas con un 20% de descuento con respecto a los precios europeos.

Tymoshenko y Putin negociaron un acuerdo preliminar para que Ucrania reciba gas con un descuento de 20% del precio promedio en Europa este año, que Rusia dice es de 450 dólares por 1.000 metros cúbicos. Eso sería el doble del precio pagado por Ucrania en 2008.

Sin embargo, se espera que los precios del gas natural para Europa caigan grandemente este año, a causa de los bajos precios del petróleo. Para mediados del verano, Ucrania pudiera estar pagando apenas 150 dólares por 1.000 metros cúbicos, Ronald Smith, estratega para el AlfaBank, de Moscú.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?