| 10/26/2006 12:00:00 AM

Trinidad apuesta a los petroquímicos; otros objetan

Mientras las plataformas submarinas de gas y petróleo colman las costas trinitarias, algunos reclaman mayor atención a sectores largamente descuidados como la agricultura.

Puesto España, Trinidad 
 
Más de un siglo después de excavar su primer pozo petrolero, Trinidad y Tobago ha construido una de las economías de mayor crecimiento en el Caribe en base a exportaciones petroleras.

Aprovechando el aumento en los precios de los combustibles, la nación insular cercana a Venezuela _sólo detrás de su vecina entre los productores de energía en el Caribe_ está construyendo varias plantas petroquímicas. El gobierno dice que la iniciativa le ayudará a sobrellevar situaciones como el desplome petrolero de los años 80, cuando una crisis económica impulsó a miles a emigrar a Estados Unidos y Gran Bretaña.

El principal partido de oposición dice que las nuevas plantas, que convierten gas natural en productos químicos como amoníaco, profundizarán la dependencia nacional de un suministro limitado de combustibles fósiles como también la vulnerabilidad a los vaivenes de los precios.

El primer ministro Patrick Manning, ex geólogo de Texaco, no está preocupado.

"Durante casi un siglo la gente ha dicho que se iban a acabar el petróleo y el gas", dijo en un reciente discurso. "Pero siempre descubrimos más".

Un plan multimillonario de desarrollo agregará otras siete plantas petroquímicas a las 25 existentes que suministran productos químicos para pintura, plásticos, fertilizantes y aditivos alimenticios. También dispone la expansión de una planta de gas natural para aumentar la producción en Trinidad, que se ha convertido en el principal abastecedor de gas natural líquido a Estados Unidos.

Los analistas dicen que el plan no hace mucho por ampliar la base económica.

"No veo aquí mucha diversificación", dijo Esteban Pérez, economista de la Comisión Económica de las Naciones Unidas para el Caribe y Latinoamérica. "Trinidad sigue un viejo camino que conoce muy bien".

El sector energético representa el 40% del producto interno bruto.

Trinidad descubrió petróleo en 1866 y empezó a producir petroquímicos para exportación en 1959, tres años antes de independizarse de Gran Bretaña.

Trinidad produce 150.000 barriles de petróleo y 3.700 millones de pies cúbicos de gas natural por día, lo que la convierte en la segunda productora energética del Caribe detrás de Venezuela. Los combustibles representan el grueso de sus exportaciones, seguidos de los petroquímicos.

Las inversiones en el sector energético han permitido doce años consecutivos de crecimiento económico, incluyendo una expansión del 7% el año pasado, pero el sector de manufactura ha permanecido estancado en el 10% de la fuerza laboral. Una compañía azucarera estatal cerró hace tres años, y las plantaciones de cacao de comienzos del siglo pasado han sido abandonadas desde hace tiempo.

Trinidad importa ahora casi todos sus alimentos. Los trinitarios indignados por los elevados precios de los alimentos han efectuado varias protestas en las últimas semanas.

"Basta ya de altos hornos y petroquímicas", protestó Kamla Persad-Bissessar, líder del partido Congreso Nacional Unido. "Debemos desarrollar nuestro sector agrícola y nuestra base de manufactura, ya que de otro modo padeceremos un colapso económico y daños ambientales".

Manning anunció este mes planes para construir diez grandes fincas agrícolas, pero los analistas dicen que eso no hará mucho por aumentar el 3% del producto interno bruto que ese sector representa en este país de 1.300.000 habitantes.

El ministerio de energía dice que el país tiene reservas comprobadas de 600 millones de barriles de petróleo y 18 billones (correcto; trillion en inglés) pies cúbicos de gas, un suministro que se calcula durará unos 20 años. Por lo menos 15 compañías están perforando en nuevas zonas, confiadas en descubrir más depósitos.

Pero muchos recuerdan la crisis petrolera de los años 80, que sucedió a décadas de prosperidad en esta joven nación y dejó a miles de personas sin empleos mientras la economía nacional se contraía en un 35%.

"Existe cierta preocupación de que podamos encaminarnos a otra crisis", advirtió Ronald Ramkissoon, economista del Republic Bank of Trinidad and Tobago. "No sólo vendemos petróleo crudo; todavía somos básicamente una economía de combustibles e hidrocarburos".

El gobierno ha invertido parte de sus ganancias de petróleo y gas en un fondo de emergencia de 1.300 millones de dólares. Pero Pérez dice que se necesitarán más diversificación cuando caigan inevitablemente los precios de los combustibles.

"Con o sin fondo, depender tanto de los recursos no renovables no es el modo de prepararse para un futuro incierto", sentenció.

FUENTE: AP
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 524

PORTADA

Así es el mercado de los bufetes de abogados en Colombia

En un año que no resulta fácil para la economía, la actividad de las firmas legales está más dinámica que nunca. Los bufetes de abogados se juegan el todo por el todo.