| 4/10/2008 12:00:00 AM

Trabajadores Ternium Sidor Venezuela paran despachos

Caracas.- Los trabajadores de la siderúrgica Ternium Sidor en Venezuela paralizaron los despachos de productos desde la medianoche del miércoles tras el anuncio de nacionalización de la empresa, dijeron el jueves líderes sindicales y funcionarios de la empresa.

El sindicato Sutiss explicó que tomó la medida para evitar irregularidades mientras el Gobierno decide cómo ejecutar el proceso de reestatización de la compañía, controlada por el consorcio internacional Ternium, anunciada en la víspera.

"Están paralizados ahora y hasta nuevo aviso," dijo a Reuters el presidente de Sutiss, José "Acarigua" Rodríguez.

Una fuente de la empresa confirmó la noticia y especificó que estaban parados 300 camiones y dos buques. Además dijo que Sidor ha pedido la intervención del Gobierno para solventar el incidente, que calificó de "ilegal" y que perjudica la cadena productiva.

Los líderes sindicales precisaron que se comunicarían el jueves con el ministro de Industrias Básicas y Minería, Rodolfo Sanz, para coordinar directrices de funcionamiento y contraloría de la firma durante las negociaciones.

"Tenemos suspendidos los despachos hasta que nos pongamos de acuerdo con el Gobierno," acotó Nerio Fuentes, secretario general del sindicato.

El sindicalista aclaró que las operaciones de producción no han sido afectadas y que hay una comisión de los trabajadores vigilando el centro de operaciones de la planta para evitar salida de información.

El Gobierno decidió la renacionalización de Sidor luego de que fracasaran unas dilatadas conversaciones entre la mayor siderúrgica de la región andina y el Caribe y Sutiss para aprobar una nueva contratación colectiva.

 

 

Reuters

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?