| 12/4/2007 12:00:00 AM

Trabajadores del carbón, más competitivos

Los trabajadores que cumplieron la totalidad de los requerimientos exigidos en las respectivas Normas de Competencia, se hicieron acreedores a la certificación.

Bogotá.- Quinientos veinte trabajadores de la Drumond recibieron del SENA el certificado de Competencia Laboral.


Se trata de mineros que laboran en la Mina Pribbenow, en la Loma (Cesar), los cuales demostraron ser competentes en su desempeño laboral y cumplir con los requisitos de desempeño de calidad señalados en las respectivas Normas de Competencia Laboral.

Estos trabajadores desempeñan, entre otras, las labores de operación de palas y retroexcavadoras, de buldózeres, y de camiones de carga.

Así mismo, otro grupo de trabajadores se desempeñan en el manejo de explosivos para la remoción de tierra y que están obligados a contar con el Certificado de Competencia, para poder laborar en esta actividad.

Garantía de calidad y de trabajo
De acuerdo con los trabajadores y directivos de la empresa minera, la certificación de competencia les va a permitir mejorar los niveles de competitividad de la empresa, así como incrementar la productividad y calidad de desempeño de los trabajadores, pues la certificación garantiza no solo eso, sino que también, les asegura una mayor movilidad laboral; es decir que por el hecho de estar certificados mejoran las oportunidades de trabajar en otras empresas del país o del exterior.

Para obtener la certificación, los trabajadores debieron someterse a un estricto proceso de evaluación de conocimientos y competencias, por parte de los instructores del SENA (de las regionales Cesar y Boyacá) y expertos de la empresa, que fueron formados por el SENA como evaluadores de competencias.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?