| 6/23/2009 12:00:00 AM

Toyota y Nissan se comprometen a dejar atrás la crisis

Las automotrices japonesas Toyota y Nissan se comprometieron el martes con sus accionistas a trabajar más para recuperarse de la peor crisis de la industria en décadas, aunque con estrategias diferentes.

YOKOHAMA/TOYOTA CITY, Japón - La mayor automotriz de Japón y la tercera en el ranking del país enfrentan un posible segundo año fiscal consecutivo de pérdidas debido a una profunda caída en las ventas en todos los grandes mercados desarrollados.

La depresión del sector, alimentada por la escasez de créditos y el creciente desempleo, ya ha arrastrado a la quiebra a sus rivales estadounidenses General Motors y Chrysler, y ambas firmas japonesas indicaron que no ven un alivio en el corto plazo.

"Esperamos enfrentar persistentes dificultades en nuestro ambiente de negocios en el corto plazo, a pesar de los signos de recuperación en ciertas áreas", dijo el presidente saliente de Toyota, Katsuaki Watanabe, en la junta anual de accionistas de la empresa.

Añadió que la compañía intentaría lograr mayores recortes de costos de lo planeado.

 

"Lamentamos haber preocupado a nuestros accionistas", agregó.

Su colega en Nissan, Carlos Ghosn, también expresó pesar y dijo que aún no veía una recuperación convincente ni en Estados Unidos, Japón ni Europa.

"Siento su decepción", comentó Ghosn, en respuesta a un accionista que declaró que "nunca había imaginado" que Nissan no pagaría un dividendo de fin de año.

"Realmente nos sentimos muy mal por ello. Pero puedo decir que en cuanto veamos un flujo de efectivo libre significativamente positivo y la crisis financiera esté detrás nuestro (...) puedo decirles que inmediatamente pagaremos el dividendo", sostuvo.

Cuestionado sobre la responsabilidad gerencial, Ghosn, que también lidera al socio francés Renault SA, repitió que se quedaría para acompañar a Nissan Motor Co en los tiempos difíciles.

Toyota Motor Co y Honda Motor Co ya reemplazaron a sus presidentes ejecutivos, Watanabe y Takeo Fukui, con los más jóvenes Akio Toyoda y Takanobu Ito.

El plan es reimpulsar a sus compañías a medida que se calienta la carrera por desarrollar la próxima generación de vehículos más limpios y eficientes en combustible.

La reunión de accionistas de Honda, que no estuvo abierta a la prensa, no brindó detalles sobre sus resultados financieros, y al menos un accionista agradeció a la firma por evitar las pérdidas, a diferencia de sus rivales, dijo una portavoz.

Golpeadas por temores sobre la recuperación económica y la apreciación del yen, las acciones de las automotrices cayeron el martes entre un 1 y un 5 %.

Los títulos de Nissan han escalado más de tres cuartos este año, mientras que los de Honda ascendieron un tercio y los de Toyota, casi un cuarto.

CLAMOR POR HIBRIDOS

La mayoría de las preguntas de los accionistas rondaron sobre qué es lo que hay en vehículos de última generación.

Toyota reiteró que su estrategia de tecnologías híbridas sigue en el centro de sus esfuerzos, argumentando que los vehículos puramente eléctricos requerirán un gran avance en el desempeño de las baterías que no prevé para el futuro cercano.

Toyota ha anunciado planes para vender autos puramente eléctricos para el 2012, pero cree que su aplicación será limitada por su corto alcance de conducción y los altos precios de las baterías.

Por su parte, Nissan buscaba derribar a los ostentosos híbridos.

"No ponemos a los eléctricos e híbridos en la misma categoría", dijo Ghosn a los accionistas.

"Las tecnologías híbridas ahorran combustible. Los EVs (vehículos eléctricos) no usan combustible. Los híbridos son una optimización de los motores a combustión. Los EVs no tienen. Los híbridos reducen las emisiones entre un 20 a un 30 %. EVs no emiten nada", comparó Ghosn.

El ejecutivo enfatizó que, hasta la fecha, Nissan y Renault eran las únicas automotrices con una estrategia de volúmenes masivos de vehículos eléctricos.

Ghosn dijo que era optimista acerca de que los eléctricos proliferarían con el petróleo crudo a un precio relativamente alto de US$67 por barril, incluso en una recesión global.

Nissan fabricará más de 100.000 vehículos eléctricos al año cuando comience la producción estadounidense de los vehículos sin emisiones en su planta en Smyrna, estado de Tennessee, en dos a tres años.

Ghosn añadió que pronto se tomará una decisión sobre una locación europea para la producción de baterías eléctricas y el ensamblaje de autos.

"Tenemos una estrategia diferente a la de otros fabricantes en lo que refiere a autos eléctricos", dijo en una conferencia de prensa después de la junta de accionistas.

"Somos los únicos trabajando para un mercado masivo de EVs e invirtiendo en mercadeo masivo -lo que es un riesgo- pero creemos que es una apuesta en la dirección correcta", indicó.

 

 

 

(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?