| 5/16/2006 12:00:00 AM

TLC: sigue conflicto entre Colombia y EEUU

Los avicultores colombianos denunciaron el lunes que tras detectarse discrepancias entre los textos del tratado de libre comercio (TLC) cerrado con Estados Unidos, las partes parecen haber abierto de nuevo las negociaciones, afectando aún más sus intereses.

"Estamos viendo unas modificaciones en las condiciones de la negociación particularmente en algunos productos de nuestro sector", declaró a la AP el presidente de la Federación Nacional de Avicultores (Fenavi), Enrique Bedoya.

 

"Están modificando las condiciones de la negociación que lo que hacen es empeorar los resultados ya negativos que tenía la avicultura en el tratado", añadió.

 

El ministro de Agricultura, Felipe Arias, y el jefe negociador colombiano, Hernando Gómez, viajaron a Washington hace dos semanas cuando al comparar los textos del acuerdo que tenía en inglés Estados Unidos con los colombianos se descubrió que habían diferencias.

 

Las discrepancias se encontraron en los certificados de exportaciones de carne de bovinos, las cuotas de exportación del azúcar colombiana, las cuotas para importar a Colombia gallinas viejas y en el comercio de cuartos traseros de pollo.

Arias anunció que viajarán nuevamente el miércoles para terminar de resolver esos temas.

 

En rueda de prensa, señaló que "no hubo mala fe ni conspiración de parte de los equipos negociadores, estas diferencias siempre se presentan".

 

La división de prensa de la oficina del Representante de Comercio de la Casa Blanca rechazó que haya existido una manipulación intencional de los textos.

 

"Estamos trabajando muy de cerca con el gobierno colombiano para revisar el acuerdo que fue negociado. Como la mayoría de acuerdos complejos, debe haber tiempo para una revisión técnica", dijo la vocera de esa oficina en una declaración por correo electrónico enviada a la agencia de noticias Dow Jones.

 

Colombia, Ecuador y Perú iniciaron en enero del 2004 las negociaciones para un acuerdo comercial con Estados Unidos, con lo que sustituirían las condiciones concedidas unilateralmente por la nación norteamericana a los países andinos por su lucha contra las drogas. Solo Ecuador no ha cerrado la negociación.

 

Bogotá terminó de negociar el acuerdo en febrero y el presidente Alvaro Uribe se ha encargado de promocionarlo como el más importante logro de su política internacional, pues considera que creará empleos y atraerá inversión.  
Al contrario, los detractores temen que genere desempleo en el campo y fomente los cultivos ilícitos, como la coca.
 
FUENTE: AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?