| 7/5/2006 12:00:00 AM

TLC de Perú pasa a panel de la cámara baja del Congreso de Estados Unidos

El Senado ha opuesto tradicionalmente menos resistencia que la cámara baja a los acuerdos de libre comercio o sus mecanismos, aunque sus debates no han sido tampoco expeditivos.

El tratado de libre comercio entre Estados Unidos y Perú pasará la próxima semana a debate en un panel de la cámara baja y todo parece indicar que escuchará la misma melodía oída en el Senado, aunque con diferentes músicos.

El presidente Alejandro Toledo, director de la orquesta peruana, vendrá el viernes a Washington para afinar instrumentos que permitan al acuerdo recorrer sin desentonos su camino hacia la ratificación en ambas cámaras.

 

En su intento, hallará en el auditorio algunos legisladores dispuestos a interrumpir el concierto, particularmente del bloque demócrata que responden a intereses sindicales.

 

El plan de Toledo es que el tratado fuese aprobado en Washington antes del 28 de julio en que dejará el cargo al por ahora presidente electo Alan García. En lo que va del año ha dedicado toda su energía política a esa meta y ahora desea mostrar como gesto de buena voluntad su ratificación por el congreso peruano a fines de junio.

 

Pero, a diferencia de lo ocurrido la semana pasada con el Comité de Finanzas del Senado, Toledo sabe que en el Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes, la vista convocada para el miércoles es el inicio de un trámite difícil.

 

El Senado ha opuesto tradicionalmente menos resistencia que la cámara baja a los acuerdos de libre comercio o sus mecanismos, aunque sus debates no han sido tampoco expeditivos.

 

En la más reciente votación sobre comercio con países de la región, el Senado aprobó el tratado con Centroamérica y República Dominicana (CAFTA-RD) por 54-45 con 1 abstención. La Cámara de Representantes votó 217-215.

 

La tendencia frente al de Perú puede ser aún más dura porque muchos de los legisladores buscan la reelección. La cámara baja entra en receso regular por un mes el 31 de julio y la alta el 7 de agosto. En septiembre ambas trabajarán un mes antes del receso por las elecciones del 7 de noviembre.

 

Toledo, apremiado por su propia partida del cargo y el calendario legislativo en Washington, hará del Capitolio su centro de conciertos.

 

Sostendrá entrevistas con miembros de ambas cámaras con una partitura ya ejecutada por otros gobernantes en similar gestión: progreso económico y consolidación institucional a través del comercio, una letra promovida por el Departamento de Estado.

 

Pero, a diferencia de los demás, Toledo hablará de cómo durante su gobierno de cinco años, con alicientes a empresarios pequeños y medianos, Perú ha tenido un persistente crecimiento en esta década y pasado a un raro superávit en su comercio con Estados Unidos.

 

Dentro de esa línea que desea consolidar y mejorar con nuevas inversiones, Perú es, por ejemplo, el primer productor de espárragos en el mundo y hasta un 75% de sus ventas vienen a Estados Unidos.

 

En 2005, Estados Unidos exportó por 2.300 millones de dólares a Perú, pero las ventas peruanas fueron más del doble, 5.100 millones de dólares, según la oficina del congresista Bill Thomas, presidente del Comité de Medios y Arbitrios que convocó la vista.

El acuerdo con Perú, conocido en el Congreso como TPAP (Trade Promotion Agreement with Peru, o Acuerdo de promoción comercial con Perú), "reforzará nuestra intención del pasado de conceder beneficios comerciales para aliviar la pobreza y erradicar las drogas en la región", dijo Thomas en la convocatoria.

Indicó que García se estaba "enfrentando resueltamente" a los presidentes Fidel Castro, de Cuba, y Hugo Chávez, Venezuela, en su apoyo al acuerdo y "es nuestra obligación para con el pueblo peruano aprobarlo rápidamente con una firme votación bipartidista".

 

Una invocación similar la tuvo el senador Chuck Grassley, presidente del Comité de Finanzas en la audiencia del pasado 29 de junio. Mencionando también a Castro y Chávez, Grassley dijo que el tratado debería recibir "una rápida gestión" en el Senado.

Pero no ha fijado todavía una fecha para la votación en su comité, un requisito para su debate en el plenario cameral.

 

El comité de Thomas terminaba este miércoles el proceso de selección de los deponentes en la audiencia. Si los republicanos, que controlan los procedimientos, siguen la tendencia del comité senatorial se espera que el miércoles siguiente los llamados sean en su mayoría delegados de sectores no hostiles.

  En la vista previa, sólo uno de cinco invitados habló en contra: Richard L. Trumka, de la confederación sindical AFL-CIO. Sus preocupaciones sobre el trabajo infantil y violaciones de los derechos laborales en Perú fueron rebasadas por los pedidos de aprobación de instituciones poderosas como la Cámara de Comercio de Estados Unidos.  
El tratado con Perú es el resultado de una negociación que Estados Unidos inició en mayo de 2004 con los países andinos: Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia. La negociación ya concluyó con Colombia, pero el acuerdo aun no ha sido firmado. Con Ecuador están indefinidamente detenidas y con Bolivia, que participó como observador, nunca empezaron.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?