| 10/30/2005 12:00:00 AM

TLC amenaza el 56% del comercio regional andino, dice CAN

La afirmación está registrada en el estudio de la CAN, "Análisis de la sensibilidad del comercio subregional andino, en el marco del tratado de libre comercio con Estados Unidos".

Según la Comunidad Andina de Naciones (CAN), el 56% del comercio subregional andino estaría en riesgo o amenazado si se concretara la firma del Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Estados Unidos con Ecuador, Colombia y Perú.

La afirmación está registrada en el estudio de la CAN, "Análisis de la sensibilidad del comercio subregional andino, en el marco del tratado de libre comercio con Estados Unidos", publicado el 27 de octubre de 2004.

Ese análisis considera como base al conjunto de los cinco países andinos; Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela, y las implicaciones en el comercio comunitario de una liberación comercial, partiendo de la estructura arancelaria vigente, los flujos comerciales andinos, su composición, participación y dinámica respecto del mundo y de E.U., a fin de determinar el nivel de sensibilidad del comercio de la CAN con respecto a la apertura del mercado andino.

La principal conclusión a la que llega el estudio es que alrededor del 56% (64% con petróleo) del comercio subregional presenta una sensibilidad alta o media frente a una liberación comercial con E.U., distribuida de la siguiente manera; "alta sensibilidad, 34%; media, 22%; baja sensibilidad 25% y no sensible 19% (al incluir petróleo estos valores son de 40,8%; 23,2%; 19,9% y 16,1%)", señala el informe.

En general, los sectores agropecuario, minería, petroquímica e industrias conexas y el perteneciente a los productos de acero y sus manufacturas, son los que muestran mayor sensibilidad. Destacan también los sectores plástico y caucho, vehículos y sus partes, textil y confección, y madera y papel.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?