| 7/25/2006 12:00:00 AM

Terpel busca nuevos mercados

La internacionalización de la empresa se inició en Ecuador con la compra de 65 estaciones de servicio.

La compañía Terpel anunció que se encuentra explorando la posibilidad de abrirse a los mercados de Perú, Panamá y Costa Rica.

 

 Así mismo, dio a conocer que realizará inversiones de 33 millones de dólares durante el presente año, que se destinarán para la construcción de nuevas estaciones y adecuación de algunas ya existentes, plantas de abasto, aeropuertos y centros de lubricación, entre otros.

 

Así lo confirmó el nuevo presidente de la organización, Amaury de la Espriella Martínez, quién además presentó la nueva imagen corporativa de la empresa. Los primeros puntos de servicio que estrenarán imagen serán Bogotá, Cali, Medellín, Barranquilla, Neiva, Manizales, Bucaramanga y algunos corredores viales del país.

 

 La internacionalización de la empresa, que construirá una nueva planta en la ciudad de Cúcuta para atender las necesidades de esa región del país, se inició en Ecuador con la compra de 65 estaciones de servicio concentradas en un 60% en las provincias de Guayas y Pichincha. Con esta adquisición, la empresa colombiana maneja un 8% de la participación en el mercado de combustibles en el país vecino.

 

La compañía espera que para el 2008 se pueda tener unificada la imagen en todas las estaciones del país. En cuanto a los lubricantes que comercializa, ya se encuentran con el nuevo logosímbolo.

 

 La nueva cara será lanzada el próximo 2 de agosto en Bogotá.

 

De acuerdo con las cifras suministradas por Ecopetrol, la organización Terpel registró durante el año pasado una participación del 36,8% en el mercado. En cuanto a las ventas, la compañía alcanzó los $4,02 billones, superando los $3,1 billones obtenidos el año anterior, mostrando un crecimiento del 25,6%.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?