| 5/14/2008 12:00:00 AM

Ternium espera valor justo en nacionalización venezolana de Sidor

Caracas.- La siderúrgica Ternium espera una valoración adecuada de su participación en Sidor, firma que está en proceso de ser nacionalizada por orden del presidente Hugo Chávez, dijo una ejecutiva de la compañía en una entrevista publicada el miércoles en un diario local.

El Gobierno venezolano dijo a fines de abril que había valorado en unos 800 millones de dólares la participación del 60 por ciento que ostenta Ternium en la siderúrgica más grande de la región andina y el Caribe, en la que el Estado tiene un 20 por ciento.

Sin embargo, la empresa ha dicho que el valor en libros de esa participación ronda 3.100 millones de dólares.

"Esperamos que sea una valoración adecuada y equitativa," dijo la presidenta de la junta directiva de Sidor, Maritza Izaguirre, citada por el diario El Universal.

La ejecutiva agregó que es de interés de la companía continuar en las negociaciones con el Gobierno para quedar con una participación en la firma, la mayor productora de aceros planos y largos de América Latina.

"Hubo una propuesta inicial que giraba en ese porcentaje," respondió Izaguirre a la pregunta sobre si Ternium se quedaría con un 10 por ciento de participación en Sidor.

Chavez fijó esta semana el 30 de junio como fecha tope para asumir el control de la acería, cuya ley de nacionalización se firmó el lunes. Sidor -ubicada en el suroriental estado Bolívar- exporta aceros largos, alambrón y cabillas, entre otros.

En el 2007, la siderúrgica produjo 4,3 millones de toneladas de acero líquido, mientras que la acería de planchones logró una producción de 3,06 millones de toneladas.

Además de Sidor, Ternium controla Siderar en Argentina e Hylsamex en México. El conglomerado registra ventas por alrededor de 10.000 millones de dólares anuales.

 

 

 

Reuters

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?