| 1/5/2011 3:20:00 PM

Televisores en 3D vendrán con anteojos más baratos y livianos

Los fabricantes de televisores capaces de mostrar imágenes en tres dimensiones creen que parte del decepcionante nivel de ventas del año pasado se debe a los anteojos voluminosos que incluían, por lo que piensan lanzar en 2011 gafas más livianas y baratas, como las que se usan en el cine.

Las Vegas.- Los fabricantes no piensan eliminar del todo los televisores 3D con los anteojos pesados a batería que se presentaron el año pasado, pero el hecho que estén por lanzar una tecnología distinta es una señal de que las ventas de los primeros modelos no cumplieron con las expectativas.

LG Electronics anunció el miércoles que presentará dos modelos, uno de 47 pulgadas y otro de 65, que incluirán cuatro pares de las llamadas gafas "pasivas".

Los modelos actuales suelen traer uno o dos pares de anteojos "activos", que cuestan unos 100 dólares, pero algunos ni siquiera los incluyen.

La surcoreana LG es la primera gran compañía de televisores que anunció productos cuando faltaba un día para el inicio de la Feria Internacional de Electrónicos de Consumo, en Las Vegas.

Vizio, una de las empresas que más televisores vende en Estados Unidos, aunque en un segmento de menor precio, anunció en diciembre que vendería un modelo de 65 pulgadas con lentes pasivos.

Los anteojos activos no sólo son voluminosos sino también pesados y necesitan recargas periódicas. Oscurecen la imagen y la hacen parpadear.

Los pasivos no parpadean y tienen la ventaja de que funcionan con cualquier marca de televisor e incluso en el cine. También oscurecen la imagen pero no tanto como los activos.

Samsung Electronics estimó que todas las marcas juntas vendieron un millón de televisores 3D en Estados Unidos en 2010, aunque había estimado en un principio que se comprarían entre tres y cuatro millones.

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?