| 12/3/2012 3:00:00 PM

Sumicol cede operación y comercialización de caliza y carbonato de calcio a Omya

Suministros de Colombia S.A. (SUMICOL) anuncia la cesión parcial de la operación y comercialización de caliza y carbonato de calcio que actualmente realiza en Sonsón, Antioquia a Omya Andina S.A.

Bogotá D.C.- En consecuencia, Omya Andina asumirá y realizará la explotación y comercialización de la caliza y la producción y comercialización de carbonato de calcio que actualmente lleva a cabo Sumicol.


Suministros de Colombia S.A. (SUMICOL) es una empresa de Organización Corona S.A. dedicada a la producción de insumos y materias primas para la industria cerámica de Corona y para terceros. Es una fuente de competitividad para sus clientes ofreciendo un suministro de insumos y minerales estable y de un alto nivel de desempeño.

Así mismo, comercializa productos que constituyan soluciones integrales para cuatro sistemas constructivos: instalación de revestimientos  en pisos y paredes (pegantes, boquillas, limpiadores, herramientas de instalación e impermeabilizantes), acabados (estucos, yesos, pinturas, acabados texturizados), Drywall (masillas para juntas entre paneles y masillas para acabados, pinturas flexibles) y para el sistema obra gris (morteros, aditivos para morteros, juntas y sellos e impermeabilizantes).   


Omya Andina S.A. es una sociedad anónima colombiana dedicada a la fabricación, producción, procesamiento, elaboración, compra, venta, distribución, importación y exportación de carbonato de calcio y de otros minerales no metálicos, así como a la distribución de productos químicos para utilización en procesos industriales. Omya Andina también desarrolla actividades de exploración y explotación de minas y canteras de minerales no metálicos.                                                               
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 526

PORTADA

Estas son las pymes más ganadoras de Colombia en 2017

Las pequeñas y medianas empresas se ratifican como las locomotoras del país, no solo por su aporte al empleo, sino porque su menor tamaño les permite capotear mejor la desaceleración. Estas son las que más facturan.