| 4/24/2007 12:00:00 AM

Suiza Glencore exportará estaño de planta confiscada en Bolivia

El presidente Evo Morales nacionalizó esa metalúrgica que perteneció al estado hasta 1999 sin reconocer indemnización a Glencore alegando que la compra al estado por parte de anteriores propietarios fue fraudulenta.

La Paz.- La empresa suiza Glencore Internacional exportará el estaño fino de una metalúrgica que el gobierno boliviano confiscó a esa multinacional en febrero, informó el ministro de Minería, Luis Alberto Echazú.

La brasileña Cooper Trading y la Glencore Internacional, que postuló esta vez como empresa exportadora, se adjudicaron el martes una licitación para exportar 1.700 toneladas de estaño en lingotes por un valor de 25 millones de dólares, la primera producción de la nacionalizada Empresa Metalúrgica Vinto situada a 180 kilómetros al sur de La Paz, dijo el funcionario en rueda de prensa.

En un comunicado emitido en Suiza en febrero, Glencore dijo que "se reserva el derecho" de reclamar una indemnización por la confiscación, y que de no recibir respuesta satisfactoria podría recurrir a tribunales arbitrales internacionales.

La empresa envió una carta al gobierno solicitando una reunión que aún no tiene fecha, dijo Echazú. El que Glencore se haya adjudicado la exportación de una parte de aquel lote, despeja temores de un posible embargo que podría ejecutar la multinacional, reconoció el ministro. "Se habló mucho de las amenazas de una captura de nuestros minerales, esto es un desmentido a esas versiones", dijo.

Echazú explicó que las exportaciones posteriores también se harán mediante licitación. "Ahora los beneficios y las utilidades serán para el estado. Antes el excedente se exportaba, ahora se reinvertirán en el país", aseguró. Glencore opera en Bolivia a través de su subsidiaria Sinchi Wayra y es propietaria de otras empresas mineras.

El gobierno justificó la confiscación al señalar que la venta de Vinto en 1999 a la empresa indo-británica Allied Deals en unos 14 millones de dólares fue fraudulenta, no sólo porque al Estado le costó alrededor de 140 millones, sino también porque con las instalaciones se habrían entregado metales valuados en varios millones de dólares.

En una entrevista con AP el 9 de abril, Echazú dijo que lo de Vinto no fue una nacionalización, sino una "reversión y no implica paga". "Hemos restituido (al Estado) algo que fue enajenado de forma ilegal y corrupta. Eso vamos a conversar con Glencore", dijo Echazú entonces.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?