| 8/24/2007 12:00:00 AM

Suben un 5,9% pedidos fabriles en EEUU en julio

El Departamento de Comercio informó el viernes que el apreciable aumento de los pedidos de bienes duraderos _ aquellos con una vida útil mínima de tres años _ siguió a la expansión del 1,9% en junio.

Washington.- Los pedidos en cartera de las fábricas estadounidenses aumentaron en julio un 5,9%, su mejor nivel en 10 meses, un indicio de que muchos fabricantes han resistido con fortuna la crisis del sector de la vivienda y la contracción del crédito.

El aumento fue superior al pronosticado por los economistas, que anticiparon una expansión del 1%. Los avances fueron generalizados. Crecieron los pedidos de maquinaria, automóviles, aviones, productos metálicos y equipos de comunicaciones, que anularon la merma en los pedidos de computadores, pertrechos eléctricos y electrodomésticos.

El aumento del 5,9% registrado en julio fue el mayor desde septiembre, cuando los pedidos fabriles en general subieron un 8,8%.

El repunte de la demanda de bienes manufacturados ocurre en un momento de expansión económica global, que incrementó el apetito por ciertas exportaciones estadounidenses.

Los temores de que empeore la apatía en el sector de la vivienda y la contracción del crédito, lo que podría dañar la economía, han amedrentado a los inversionistas de Wall Street en las últimas semanas, creando grandes oscilaciones en la bolsa de valores.

"El riesgo corrido por la expansión económica ha crecido apreciablemente", dijo el presidente de la Reserva Federal Ben Bernanke el 17 de agosto. Fue una valoración mucho más sobria que la ofrecida 10 días antes. En esta situación, el banco central redujo en medio punto la tasa que cobra por sus créditos a los bancos.

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?