| 7/24/2007 12:00:00 AM

Sube considerablemente promedio de edad de agricultores EEUU

Muchos agricultores estadounidenses trabajan más tiempo que antes. Uno de cada cuatro tiene al menos 65 años.

Pemberville, Ohio, EE.UU.- Como muchos agricultores en el país, Roger Burtchin se acerca a una edad en la que otros piensan ya en el retiro. Pero no contempla la posibilidad de dejar pronto de sembrar maíz ni frijol de soya.

"Esto es algo que lleva uno en la sangre", dijo. "Incluso cuando las cosas se ponen difíciles hay que disfrutarlo".

Los dispositivos conectados a una computadora, que permiten automatizar tareas como conducir un tractor o alimentar a los cerdos, permiten que los agricultores sigan trabajando después de la edad tradicional de retiro. Muchos siguen porque no cuentan con un plan de pensión o porque sus hijos no tienen interés alguno por el campo.

En la próxima década, esos agricultores de más edad buscarán a alguien que se encargue de sus operaciones, y venderán millones de hectáreas (acres) de cultivos. Muchas de esas tierras se unirán a granjas más grandes, donde trabajará menos gente. Las comunidades rurales perderán incluso a más jóvenes y algunas tendrán problemas para sobrevivir. También habrá dificultades para las tiendas que venden tractores y fertilizantes.

"Uno pierde a los agricultores y se queda sin su base de consumidores", dijo Burtchin, de 60 años, quien pertenece al consejo que administra los silos en la región. Simultáneamente se vuelve más costoso el que los jóvenes se dediquen a la agricultura, y muchos de ellos descubren que pueden vivir mejor si abandonan las áreas rurales. Las escuelas y las iglesias podrían cerrar en algunos poblados, especialmente aquellos aislados en las planicies, si las granjas familiares se fusionan y si desciende la población rural, dijo Chuck Hassebrook, director general del Centro de Asuntos Rurales en Lyons, Nebraska.

"Si hay pocas personas que lo hacen todo, las comunidades se debilitan", añadió Hassebrook. Los agricultores estadounidenses producen más alimentos que cualquier otro país del mundo, y ocupan el primer lugar en maíz, frijol de soya, leche y ganado, de acuerdo con datos de las Naciones Unidas.

El censo más reciente del Departamento de Agricultura, realizado en el 2002, muestra que la edad promedio de los aproximadamente dos millones de agricultores estadounidenses es de 55 años. "Hay motivos auténticos de preocupación", dijo Hassebrook. "Necesitamos una nueva generación de agricultores para revigorizar la actividad y nuestras comunidades".

Pensilvania, Connecticut y Iowa figuran entre los estados que tratan de ayudar a los jóvenes agricultores, ofreciendo préstamos con bajos intereses y beneficios fiscales. Sarah Mumm acaba de comenzar en la ganadería. La joven de 23 años tiene 50 vacas lecheras y alquila un granero cerca de Lancaster, Wisconsin. Pero es la excepción en la industria.

"No conozco a mucha gente que comience en esto", dijo. "Sólo hay jóvenes que se hacen cargo de la granja familiar". Los jóvenes han abandonado las áreas rurales desde la década de 1950. Sin embargo, muchos expertos consideran que la tendencia ha llegado a un punto crítico. Sólo el 6% de todos los operadores de granjas tienen menos de 35 años. Hace dos décadas, ese grupo representaba el 16%. Los efectos del envejecimiento de la población rural y de la fusión de las granjas afectarían a las empresas que suministran semillas y que venden tractores o trilladoras.

"El vendedor de equipo agrícola tendrá problemas para permanecer en el negocio", dijo Ken Althoff, quien administra la empresa K&A Farm Equipment en Strawberry Point, Iowa. Los consumidores son cada vez menos, y los grandes operadores con más poder de negociación buscan precios más bajos. Ya no llegan a un establecimiento para comprar equipo el mismo día. Preguntan por el precio más bajo y negocian, reduciendo las ganancias, dijo Althoff.

A medida que crecen las granjas, sus dueños comprarán equipo y materias primas a grupos más grandes, explicó John Baker, presidente de la Red Nacional de la Transición Agrícola, que ayuda a los agricultores principiantes. "Estas grandes granjas no comprarán muchos productos a los negocios locales", añadió. "Irán al Wal-Mart de la agricultura".

El futuro podría generar dos tipos de granjas, las muy grandes que producirán la mayor parte de los cultivos, y las pequeñas, enfocadas en productos específicos, como huevos de gallinas que no sufren encierro ni maltrato, o productos dirigidos a la dieta de los inmigrantes, como los ajíes y ciertas hortalizas. "Los granjeros seguirán haciendo esto, pero en una escala mucho mayor", dijo Chris Henney, director de desarrollo de políticas de la Oficina Agrícola de Ohio. "Veremos que esto operará más como un negocio".

 

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?