| 2/14/2007 12:00:00 AM

Subastan lujoso avión abandonado en Honduras

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos recomendó esa firma a la fiscalía general, que la contrató para realizar el remate.

Tegucigalpa.- El gobierno subastó por internet el martes en la noche en 736.000 dólares un misterioso y lujoso avión mexicano abandonado hace casi un año en el aeropuerto internacional de Toncontín, en esta capital

"El proceso, que se extendió por dos días, fue exitoso", dijo en rueda de prensa el representante de la compañía estadounidense CWS Marketing, Mike Lewis. "Y es la primera vez que un remate de tal naturaleza se realiza en América Latina".

"Aunque la subasta no llenó nuestras expectativas, estamos satisfechos", aseguró por su lado el director de la estatal Oficina de Bienes Incautados, Omar Zúniga. En la puja participaron 14 oferentes, 13 de ellos de Estados Unidos y uno de Canadá, aunque sólo diez quedaron finalistas. El nuevo dueño del aparato es un estadounidense, que se identificó con las siglas CEC. Dispone de tres días para hacer efectiva su oferta.

La subasta fue interrumpida unos 15 minutos luego que un pequeño grupo de miembros del partido Unificación Democrática, de tendencia izquierdista, irrumpió en el hotel capitalino donde tenía lugar el evento para protestar por la decisión del gobierno de subastar la nave. El grupo abandonó el local pacíficamente. El jet Grumman GII-59, construido en 1968, tenía hace 39 años un valor de 18 millones de dólares. La fiscalía entregó el jet en mayo de 2006 a Aeronáutica Civil para subastarlo.

Las investigaciones del gobierno establecen que la aeronave fue vendida en el 2002 por la compañía Tyler Jet Aviation a la Oslo Express Incorporation, que la traspasó al mexicano Mario Andrade Mora. Oslo Express tiene sus oficinas en Connecticut, Estados Unidos. Andrade Mora reclamó el avión en marzo del 2006, pero sus abogados no presentaron suficientes pruebas sobre su propiedad. El bimotor permanece en la base militar del aeropuerto internacional Toncontín de Tegucigalpa custodiado por la fuerza aérea.

El jet ejecutivo Falcon, de fabricación francesa y matrícula provisional XB-JPL de México, aterrizó en Toncontín en la medianoche del 26 de febrero de 2006. Sus dos pilotos mexicanos, identificados como Carlos Enrique Mezner y Federico Rivielo, abandonaron Tegucigalpa al día siguiente rumbo a su país en un vuelo comercial. Lo extraño del caso es que Toncontín generalmente está cerrado en horas nocturnas.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?