| 8/19/2005 12:00:00 AM

Stiglitz recomienda a Argentina que pague menos al FMI

El Premio Nobel ES un crítico de los programas económicos conservadores aplicados en Argentina la década pasada con el aval del FMI.

Argentina debería reducir sus pagos al Fondo Monetario Internacional (FMI), del mismo modo que ya consiguió hacerlo con los acreedores de su deuda privada, recomendó el estadounidense Joseph Stiglitz, Premio Nobel de Economía 2001.



Stiglitz partió el martes por la noche, después de haber participado en un encuentro académico organizado conjuntamente por la Universidad de Buenos Aires y por "Iniciative for Policy Dialogue" (Iniciativa por el dialogo sobre políticas), un instituto privado fundado por el economista.



El Premio Nobel, un crítico de los programas económicos conservadores aplicados en Argentina la década pasada con el aval del FMI, en sus contactos con la prensa y al disertar en la reunión elogió la política económica aplicada por el presidente Néstor Kirchner para la reprogramación de su cuantiosa deuda externa. También aprobó la imposición de algunas restricciones a las inversiones extranjeras.



"Argentina debería lograr una quita (reducción) en la deuda con el FMI. Los pagos al organismo internacional deberían mantenerse en un mínimo, para no derivar recursos del país hacia Washington", afirmó.



Tras una larga y complicada negociación, Argentina logró la aprobación de más del 76% de sus acreedores para reducir en casi el 75% su deuda privada. Tras ello el gobierno de Kirchner anunció que había salido finalmente del "default" (cesación de pagos) en que había incurrido con esos acreedores a fines de 2001.



Pero el gobierno argentino siguió cumpliendo con su los pagos al FMI y otros organismos internacionales. Las negociaciones con el Fondo para reprogramar esa deuda están actualmente suspendidas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?