| 3/17/2009 12:00:00 AM

Stanford pende sobre elecciones en Antigua

ST. JOHN'S, Antigua  — Los electores antiguanos, consternados por las consecuencias de un fraude por US$8.000 millones que involucra a R. Allen Stanford, votaron el jueves entre el partido gobernante y el que le abrió las puertas de la nación caribeña al financista texano hace 20 años.

Los dos partidos tradicionales han prometido fortalecer la economía, duramente golpeada después que los reguladores caribeños intervinieron los bancos locales controlados por Stanford.

La policía dijo que los comicios se realizaron pacíficamente. Pero las autoridades electorales informaron de numerosos contratiempos, incluso demoras en la apertura de centros de votación por problemas con los padrones de votantes. Centenares de electores hicieron filas hasta la noche del jueves para votar.

Las autoridades dieron que el viernes anunciarán los resultados.

El multimillonario texano es un ciudadano prominente y el mayor empleador privado de las islas. Sus dos restaurantes, diario, campo de cricket, compañía constructora, banco local de tres sucursales y la casa matriz del Stanford International Bank dan trabajo a cientos de personas.

El primer ministro Baldwin Spencer, del Partido Progresista Unido, que intenta conservar su mayoría de 17 bancas, acusó a la oposición de "regalar literalmente Antigua y Barbuda a Allen Stanford" cuando éste llegó con su banco desde Montserrat en 1990.

El líder opositor Lester Bird, estrecho aliado de Stanford, rechazó la acusación, aunque su Partido Laborista Antiguano estaba en el poder en ese momento.

Spencer expresó temores de que Stanford no pueda pagar los sueldos de unos 700 trabajadores. La Compañía de Desarrollo Stanford, que provee servicio de mantenimiento técnico y de otro tipo a las empresas de Stanford, ya ha despedido a 94 empleados.

 

 

(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?