| 11/16/2006 12:00:00 AM

¿Son alcanzables los objetivos de la cumbre de microcréditos?

Desde que otorgaron el premio Nobel de la paz a Muhammad Yunus, "está de moda apoyar a las microfinancieras, y la cantidad de capital que están recibiendo es asombrosa", dijo Hatch en conferencia de prensa.

Halifax, Canadá .- La Cumbre Global de Microcrédito concluyó el miércoles reafirmando sus audaces objetivos de alcanzar a 175 millones de familias, o 500 millones de personas entre las más pobres del mundo.

Con ello busca contribuir al Objetivo del Milenio de la ONU, de reducir el número de pobres en el mundo a la mitad para el 2015.

¿Son alcanzables esos objetivos?
John Hatch, uno de los organizadores de la cumbre y creador de Finca, una organización surgida en la década de 1980 en Bolivia que otorga préstamos a bajo interés en las aldeas, considera que uno de los peligros más graves para el movimiento ahora deriva de la popularidad que ha adquirido, que podría alejarlo de su objetivo de apuntar a los más pobres.

"Esto crea el gran riesgo de que el movimiento sea impulsado en una dirección equivocada, hacia los que puedan devolver sus préstamos con mayor facilidad, y no llegue a los más pobres".

Para la princesa Máxima de Holanda, miembro del Grupo Asesor de la ONU, es bueno que se hayan planteado objetivos audaces, porque "una gran visión hace que todo el mundo se ponga a trabajar para lograrla".

Con todo, el grupo de la ONU, que inicia una reunión el jueves, reconoció que los riesgos planteados por Hatch son reales.

"El éxito siempre trae riesgos", dijo Máxima. Añadió que "la falta de tecnología dificulta el acceso de las zonas rurales al crédito. En los próximos dos años nos concentraremos en facilitar ese acceso".

Jacques Attali sostiene que objetivos como los que formuló la cumbre "generan expectativas y luego se acusa a la gente de fracasar".

Attali es el presidente y fundador de PlatentFinance, una organización con sede en París que proporciona asistencia técnica a las microfinancieras para ayudarlas a crecer, les prové de asistencia técnica y actúa como agencia de calificación. Además ayuda a bancos comerciales interesados a crear unidades microfinancieras.

PlanetFinance está presente en 60 países y tiene oficinas en México, Argentina, Brasil, Perú y Colombia, dijo Attali a The Associated Press.

Según este experto, mejor que fijarse grandes objetivos es hablar de crecimiento, de la sustentabilidad de las de las instituciones microfinancieras y del impacto sobre la pobreza.

"Hay 400 instituciones microfinancieras sustentables en el mundo. Yo preferiría fijar un objetivo de sustentabilidad y crecimiento de las instituciones", dijo Attali.

El impacto sobre la pobreza se mide con dos criterios, aclaró: uno es si el microemprendimiento crece con el crédito y aumenta su rentabilidad. El otro es el impacto sobre la familia, si mejora su vivienda, los niños reciben educación y todos están bien alimentados.

Un estudio realizado en Marruecos, dijo Attali, indicó que las microempresas que recibían préstamos mejoraban su rentabilidad en un 35% con respecto a las que no lo recibían.

 
AP
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?