| 11/25/2009 9:40:00 AM

Solicitudes seguro desempleo en EE.UU. caen en la última semana

El número de trabajadores estadounidenses que pidió por primera vez el seguro de desempleo disminuyó en la última semana en una cifra sorprendentemente alta, tocando su menor nivel en más de un año, según un dato oficial que dio señales de mejoría en el mercado laboral.

Washington  - El Departamento de Trabajo dijo el miércoles que las solicitudes iniciales de seguro de desempleo bajaron a una tasa ajustada estacionalmente de 466.000 en la semana terminada el 21 de noviembre, desde una cifra revisada de 501.000 en la semana anterior.

Los ajustes estacionales revirtieron un alza no ajustada menor a la anticipada en una caída, dijo un economista del departamento.

Analistas dicen que los pedidos de subsidio debieran caer por debajo de la línea de 400.000 para que muestren un crecimiento de las nóminas, lo que sería un indicador crítico de recuperación desde la peor recesión estadounidense desde la década de 1930.

Expertos encuestados por Reuters esperaban una caída más modesta a 500.000 la semana pasada, desde la cifra reportada previamente de 505.000.

El promedio móvil de cuatro semanas de nuevas solicitudes del beneficio cayó en 16.500, a 496.500 en la última semana, su menor nivel desde noviembre del año pasado y la duodécima caída semanal consecutiva.

El promedio móvil es considerado una mejor medida de las tendencias subyacentes porque suaviza la volatilidad que puede existir semana a semana.

La cifra de trabajadores que sigue pidiendo subsidio tras haber retirado la primera semana de ayuda cayó en 190.000, más de lo esperado, para ubicarse en 5,42 millones en la semana finalizada el 14 de noviembre, su menor cota desde febrero.

Un sondeo de Reuters a analistas apuntaban a que el denominado desempleo asegurado cayera a 5,59 millones.

 


(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?