| 2/16/2006 12:00:00 AM

Sin TLC, solo sirve prorroga de Atpdea, dice Ecuador

Ecuador podría asumir finalmente una opción que ha sido descartada por Colombia en relación con el tratado de libre comercio (TLC).

Ecuador podría asumir finalmente una opción que ha sido descartada por Colombia en relación con el tratado de libre comercio (TLC). El embajador de ese país en Washington, Luis Gallegos, anunció que si este año no se logra la firma del TLC con EE UU pedirán una prórroga para las preferencias contempladas en el Atpdea.

El país encuentra viable esta alternativa pese a las múltiples reiteraciones de instancias legislativas y gubernamentales de EE UU en torno a las remotas posibilidades que tendría una prorroga de preferencias, más si como se espera Perú y Colombia terminarán firmando un TLC.

El embajador explicó que la posibilidad que ve Ecuador es que simplemente las preferencias se extiendan por un tiempo prudencial, estrategia que eventualmente podría ser adoptada por Colombia que ha solicitado retroactividad del TLC en caso de que sus trámites lo lleven a operar después del 31 de diciembre del 2006.

"Vamos a insistir para que las preferencias, creadas para la erradicación de la droga, se extiendan por un tiempo prudencial", aseguró. Agregó que se buscarán mecanismos de devolución de esos impuestos si antes de fin de año no se firma el TLC.

Los ecuatorianos se mostraron preocupados por la pérdida de competitividad que les pueda significar quedarse relegados en la firma del TLC, especialmente por las mejores condiciones en que quedarían sus vecinos Perú y Colombia.

Para el presidente de Ecuador, Alfredo Palacio, el TLC es una alternativa importante para la economía de su país, pero igual es claro en que su país solo firmará un acuerdo que implique beneficios para la generalidad de la población, que ya alcanza los 12,5 millones de habitantes.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?