| 12/17/2007 12:00:00 AM

Sin grandes expectativas Mercosur inicia última cumbre del año

El bloque creó un Fondo de Convergencia Estructural del Mercosur (FOCEM) con un capital inicial de 100 millones de dólares. Se espera, sin embargo, que Paraguay reclame más recursos.

Montevideo_  El Mercosur inició el lunes una nueva cumbre con los ojos puestos en el traspaso de la presidencia del bloque de Uruguay a Argentina, cuando la relación entre ambos países no pasa por su mejor momento.

Durante un año en el que el bloque hizo poco por su proceso de integración, el hecho más destacable de la última cumbre de presidentes de 2007 será el traspaso el martes de la presidencia pro tempore.

La ceremonia llegará una semana después de que la presidenta argentina Cristina Fernández dirigiera un duro mensaje a su par uruguayo Tabaré Vázquez por el conflicto bilateral suscitado por la instalación en la frontera uruguaya de una planta de celulosa, que los argentinos temen podría causar daños ambientales.

El diferendo, que se ventila en la Corte Internacional de Justicia de La Haya, ha minado la relación bilateral. Argentina reclama la relocalización de la planta y Uruguay exige el cese de los bloqueos de las carreteras que unen ambos países que desde hace más de un año mantienen los habitantes de la provincia argentina de Entre Ríos, frente a la ciudad uruguaya de Fray Bentos, donde funciona la planta.

A excepción del Tratado de Libre Comercio que el Mercosur firmará el martes con Israel --el primero alcanzado con un país no latinoamericano desde la creación del bloque en 1991-- siguen pendientes las mayores asignaturas: la fijación de un Código Aduanero para evitar el doble arancel de las mercaderías en tránsito, la adopción de un sistema de compensación de las asimetrías económicas entre los grandes socios --Brasil y Argentina-- y los dos más pequeños --Uruguay y Paraguay-- y la persistencia de los incentivos a la producción que aplican algunos países, poniendo trabas al comercio interbloque.

Para enfrentar esas asimetrías el bloque creó un Fondo de Convergencia Estructural del Mercosur (FOCEM) con un capital inicial de 100 millones de dólares. Se espera, sin embargo, que Paraguay reclame más recursos.

En tanto, se prevé que Uruguay reclame mayor flexibilidad para que los miembros del bloque puedan negociar con terceros países en forma bilateral. Hasta hora Brasil y Argentina se han negado a los acuerdos por fuera del bloque.

"En 2007 el Mercosur ha estado prácticamente estancado", resumió el diputado socialista uruguayo Roberto Conde, presidente del Parlamento del Mercosur.

El canciller uruguayo Reinaldo Gargano dijo en una conferencia de prensa que "se realizó un análisis de la situación del Mercosur de forma franca, sincera, responsable, cordial y absolutamente positiva, en el sentido de que se constató que el Mercosur sólo puede ir hacia adelante, es un proceso irreversible".

"Hay una coyuntura excepcionalmente favorable, con un crecimiento por encima del 7% en todos los países, que es una plataforma para el lanzamiento del bloque", señaló.

No se prevén avances, al menos en esta cumbre, en la incorporación de Venezuela como miembro pleno del bloque regional. Hasta ahora los Congresos de Brasil y Paraguay no han dado luz verde a la solicitud de ingreso del presidente Hugo Chávez.

Sin embargo, en diálogo con la prensa, el canciller venezolano Nicolás Maduro aseguró el lunes que recibió "un comunicado muy importante del Mercosur que ratifica la voluntad de nuestros hermanos de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay para que continúe el proceso de adhesión de Venezuela".

Gargano, en tanto, también destacó que "Venezuela presentó hoy un documento en el que reafirma su voluntad de ingresar como miembro pleno".

"Así se demoren dos o tres meses, yo voy a seguir pidiéndole a los Congresos de Brasil y Paraguay que aprueben" el ingreso, para no complacer a "aquellos de afuera y también de adentro que no quieren un Mercosur que abarque desde el Caribe hasta Tierra del Fuego", dijo.

Aún más incierto es el futuro de las negociaciones entre la Unión Europea (UE) y el Mercosur para alcanzar un acuerdo de libre comercio --esperado para 2004 y paralizado por importantes diferencias entre ambas partes--.

Europa reclama al Mercosur que amplíe el ingreso de sus bienes industriales y servicios. En contrapartida, el bloque sudamericano exige más apertura para los productos primarios, particularmente los agropecuarios.

El Comisario Europeo para Asuntos Económicos y Monetarios Joaquín Almunia reiteró la voluntad política de la UE para continuar las conversaciones. "Estamos dispuestos a trabajar con vistas a la realización de una reunión ministerial en mayo de 2008 paralela a la Cumbre entre la UE-América Latina" que se celebrará en Lima.

"Es importante que los europeos sepan que estamos hablando de una relación birregional asimétrica", respondió en conferencia de prensa el presidente del Comité de Representantes Permanentes del Mercosur, Carlos Alvarez, quien agregó que "hay que avanzar paso a paso" en la negociación con la UE y que el arribo a un acuerdo depende de "si Europa se flexibiliza".

 

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?