| 9/12/2013 8:39:00 AM

SIC sanciona a comerciantes de Corabastos

La SIC determinó que Héctor Alberto Hernández Hernández y Orlando Ramírez Gómez, comerciantes de Corabastos, infringieron las normas relativas a la protección de la libre competencia.

La SIC encontró pruebas que permiten concluir que Héctor Alberto Hernández Hernández y Orlando Ramírez Gómez desplegaron una estrategia para realizar ofertas previamente concertadas que garantizaran la adjudicación del contrato a alguno de dichos oferentes.

Las sanciones impuestas por la SIC ascienden, en total, a novecientos quince millones ciento diecisiete mil cuatrocientos noventa y ocho pesos ($ 915.117.498) equivalentes a mil quinientos cincuenta y dos salarios mínimos legales mensuales vigentes (1.552 smlmv), así:

a) Trescientos ochenta y ocho millones ciento setenta y ocho mil ciento ochenta y tres pesos ($388.178.183) impuestos a Héctor Alberto Hernández Hernández.

b) Quinientos veintiséis millones novecientos treinta y nueve mil trescientos quince pesos ($526.939.315) impuestos a Orlando Ramírez Gómez.

Las colusiones en licitaciones afectan la competencia y el patrimonio del Estado, en la medida en que aumentan los precios de los bienes y servicios que éste contrata para cumplir con sus funciones.

Según estudios de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), las adquisiciones del sector público representan en promedio el quince por ciento (15%) del Producto Interno Bruto (PIB) de un país, lo que convierte a la contratación pública en un componente importante de la actividad económica y en prioritaria la acción del Estado para combatir este tipo de prácticas anticompetitivas o restrictivas de la libre competencia.

Contra la decisión del Superintendente de Industria y Comercio procede el recurso de reposición.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?