| 11/20/2009 2:00:00 PM

Shell vende negocios en Dominicana

La empresa anglo-holandesa Shell Oil Company informó el viernes que vendió sus 137 estaciones de combustibles en territorio dominicano al Grupo Sol de Barbados.

Santo Domingo  — La Shell no informó el monto de la operación, pero aclaró que la venta de sus negocios en República Dominicana no incluye la empresa Lubricantes Dominicanos (Lubridom), de su propiedad.

Según el comunicado de prensa, el acuerdo con el Grupo Sol abarca estaciones de servicio, industriales y comerciales, distribución de productos y mercadeo de lubricantes, así como el continuar usando la marca Shell bajo un acuerdo de licencia.

"La venta de estos negocios le permitirá a Shell enfocar su inversión en áreas donde pueda crecer sustancialmente y al mismo tiempo permitirá a los inversionistas en República Dominicana continuar operando y sirviendo este importante mercado", indicó el informe.

Con la compra de las estaciones, el Grupo Sol ampliará su presencia en la región del Caribe.

Además de Barbados, el consorcio opera en otros 32 países y desde 2005 viene controlando estaciones Shell en varias naciones caribeñas.

Con la venta de sus negocios más importantes Shell termina una vieja relación con República Dominicana, que data de 1919.

En mayo del 2008 Shell cedió al estado dominicano, por 110 millones de dólares, el control absoluto de la Refinería Dominicana de Petróleo (Refidomsa), cuya propiedad compartían desde 1973 a partes iguales.

Hace tres semanas, los gobiernos de República Dominicana y Venezuela concluyeron las negociaciones para la venta del 49% de las acciones de Refidomsa por un monto de 131,5 millones de dólares.

Aparte de Shell también se dedican al negocio aquí las empresas Esso, Texaco, La Isla, Nativa y Sunix.


(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?