| 12/3/2007 12:00:00 AM

Senador EEUU a Correa: "Ya nos veremos en unos meses..."

Las preferencias han permitido a Ecuador crear por lo menos 500.000 empleos y generar exportaciones sin tarifas a Estados Unidos por más de 1.000 millones de dólares. Los beneficios para Bolivia son menores y alcanzan a poco más del 10% de su actividad exportadora y menos de 100.000 empleos.

Washington_ El debate en el Senado del tratado de libre comercio con Perú se convirtió el lunes por la noche en una oportunidad para que un veterano senador enfile críticas a Ecuador y Bolivia y sugiera incluso dificultades para los dos en la extensión de las preferencias comerciales andinas que expiran en febrero.

El senador Chuck Grassley, el republicano de mayor jerarquía en el Comité de Finanzas del Senado, donde se iniciará el debate para la ampliación de esas preferencias conocidas como ATPA, dijo que el presidente ecuatoriano Rafael Correa estará pronto contradiciéndose a sí mismo al "venir a pedir" a Estados Unidos esa extensión.

Correa ha declarado reiteradamente que Estados Unidos es "el país más proteccionista de la historia", dijo Grassley, quien agregó que al parecer, el mandatario no entendía que Ecuador ha estado beneficiándose de una facilidad que tiene un costo en los contribuyentes estadounidenses.

Las preferencias han permitido a Ecuador crear por lo menos 500.000 empleos y generar exportaciones sin tarifas a Estados Unidos por más de 1.000 millones de dólares. Los beneficios para Bolivia son menores y alcanzan a poco más del 10% de su actividad exportadora y menos de 100.000 empleos.

"Me pregunto por qué tenemos que seguir proveyendo ese tipo de libre acceso a nuestros mercados", dijo el senador de Iowa. "Pero, ése es un tema que tendremos ante nosotros en dos o tres meses..."

El Congreso estableció las preferencias andinas en 1990 como programa piloto de 10 años para compensar los esfuerzos de Ecuador, Bolivia, Colombia y Perú en la lucha contra las drogas. Al expirar en el 2000, los cuatro buscaron una extensión, que les fue concedida por cinco años.

El Congreso las ha ampliado por seis meses y luego ocho meses. Debido a que Colombia y Perú firmaron acuerdos de libre comercio con Estados Unidos que les darán permanencia, las preferencias que expiran en febrero serán ampliadas automáticamente para ambos países en tanto requieran de más tiempo para implementar sus acuerdos.

Pero Ecuador y Bolivia tendrán que hacer gestiones ante el gobierno del presidente George W. Bush y el Congreso para una nueva ampliación. Correa y su colega boliviano Evo Morales dijeron que requerían una ampliación por lo menos por dos años y negociar entonces un nuevo tipo de relación comercial con Estados Unidos.

Grassley dijo que Ecuador y Bolivia estaban apuntando "en la misma dirección de Venezuela".

Recordó que Morales "ha nacionalizado el sector de hidrocarburos mediante decreto" y como resultando, los inversionistas fueron obligados a firmar nuevos contratos sin compensación.

Indicó que Morales se ha unido al presidente venezolano Hugo Chávez para promover la llamada "Alternativa Bolivariana de las Américas" en oposición a la iniciativa estadounidense del Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA) y ha fortalecido sus relaciones con Cuba e Irán.

"El presidente Correa ha apelado también a Irán", dijo. "Y ha dicho que el libre comercio es peligroso para países como Ecuador. Espero que recuerde esas cosas... cuando el Congreso tenga, en unos meses, que ver con la extensión del paquete de las preferencias".

Recordó que Ecuador dejó de negociar libre comercio con Estados Unidos, pero "vendrá a nosotros en unos meses para pedirnos que continuemos las preferencias comerciales cuando al mismo tiempo (Correa) se siente más cómodo tratando con Chávez, y los dictadores cubano e iraní..."

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?