| 5/22/2007 12:00:00 AM

Senado extiende debate sobre plan migratorio a junio

Senado extiende debate sobre plan migratorio a junio

El tema es de capital importancia para ambos partidos. Es una de las principales prioridades del presidente George W. Bush, quien la considera parte de su legado, y para los demócratas en el Congreso, quienes desean tenerla como uno de sus logros al timón de la legislatura.

WASHINGTON_ Los dirigentes del Senado ampliaron hasta junio el plazo para debatir lo que tanto la Casa Blanca como los legisladores deambos partidos consideran su tarea más importante en el año: una amplia reforma a las leyes migratorias.

Esa extensión le permite al Senado disponer de más tiempo para lo que promete ser un fuerte debate en torno a un acuerdo bipartidista que le daría a unos 12 millones de indocumentados la posibilidad de legalizar su situación.

"El país se lo merece", dijo el dirigente de la mayoría demócrata, Harry Reid, sobre el plazo ampliado, luego de que inicialmente había prometido la aprobación de la medida para el último lunes de mayo, concordando con la celebración del Día de los Veteranos de Guerra.

La medida, que contempla también el reforzamiento de la seguridad fronteriza y la mejora en las condiciones de trabajo, ha unificado bajo ella a senadores de corte liberal, centrista y conservador, aunque también ha sido durante criticada desde todo el espectro político.

"Esto no va a llegar a ningún lado a menos que tengamos un debate amplio y minucioso de cuando menos dos semanas", dijo el senador Mitch McConnell, dirigente de los republicanos.

El Senado debatirá el acuerdo esta semana y lo retomará luego de una semana de vacaciones.

El acuerdo salvó su primer obstáculo el lunes, cuando legisladores de ambos partidos votaron a favor de iniciar el debate de una medida de corte migratorio por separado. Sin embargo, continúan vigentes varios obstáculos, debido a que los legisladores buscan decenas de modificaciones a sus elementos clave.

Los republicanos desean que la medida tenga un carácter inflexible para los alrededor de 12 millones de indocumentados que se estima viven en Estados Unidos. Los demócratas por su parte quieren cambios en un programa de trabajadores temporales y en un programa de regularización que toma en cuenta las capacidades laborales de los indocumentados sobre sus lazos familiares en el país.

La coalición que logró el acuerdo, encabezada por el senador demócrata Edward M. Kennedy y el republicano Jon Kyl, busca proteger el acuerdo de cambios por compromisos que podrían restarle el apoyo de los legisladores. El grupo se reunirá diariamente desde el martes para determinar cuáles de los propuestos cambios podrían afectar negativamente lo que han calificado como su "gran trato".

"Tenemos que dar nuestro mejor esfuerzo por lograr algo que de hecho sea aprobado", dijo Kyl.

 
AP
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.