| 12/22/2008 12:00:00 AM

Seis años de cárcel a ex mayordomo real británico

LONDRES_ Un ex mayordomo de la reina Isabel II fue sentenciado el lunes a cuando menos seis años de prisión tras reconocer que abusó sexualmente de tres menores de edad, entre ellos uno que lo acompañó a una celebración navideña de la realeza.

Una de las víctimas de Paul Kidd se puso en contacto con la policía luego de leer una entrevista con el ex mayordomo publicada en un diario con motivo del décimo aniversario de la muerte de la princesa Diana. La víctima, ahora de 40 años, dijo que fue atacado sexualmente por Kidd en la casa de éste en la década de 1980.

Kidd se declaró culpable en octubre de nueve cargos de ataque indecente y seis de actividades sexuales con un menor de edad. Asimismo, se declaró culpable de incitar a un menor a participar en actos sexuales, 11 cargos de captar imágenes indecentes de un menor y dos de poseer imágenes indecentes de menores.

Luego de una audiencia en la Corte de la Corona en Manchester, en el norte de Inglaterra, el juez Mushtaq Khokar dijo que Kidd todavía representa un riesgo para los menores de edad.

Kidd, de 55 años, fue mayordomo de la reina entre 1977 y 1979, y posteriormente jefe de mayordomos de la fallecida reina madre Isabel hasta 1994. Varios de los cargos en su contra emanan del tiempo en que estuvo en servicio de la corona.

Una víctima dijo que Kidd lo presentó como un "amigo" ante la fallecida reina madre durante una fiesta de Navidad en la residencia de ésta, Clarence House.

Luego de su trabajo con la realeza, Kidd ha llegado a cobrar hasta 4.000 libras esterlinas (7.200 dólares) como orador en cenas, y también ha trabajado en cruceros turísticos para hablar de sus experiencias con la reina.

El palacio de Buckingham se negó a comentar al respecto.

 

 

 

(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?