| 12/16/2005 12:00:00 AM

Segundo día de enfrentamientos en la cumbre de la OMC

Entre los escollos y protestas, el director general de la OMC, el francés Pascal Lamy, admitió que el grupo tiene un problema de credibilidad.

Los países ricos no deben esperar de las naciones en desarrollo más concesiones de las que ellas estén dispuestas a conceder, afirmaron el miércoles ministros en el segundo día de deliberaciones de la VI reunión ministerial de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Representantes de los naciones industrializadas respondieron que para un avance definitivo de la liberación global del comercio también se requiere de mayor acceso a los mercados de los países en desarrollo.

Pero las diferencias no se quedan entre esos dos bandos, países ricos y pobres, sino que se extienden al propio seno de los grupos. Entre las naciones industrializadas, por ejemplo, hay discrepancias.

Estados Unidos responsabilizó durante la jornada al bloque de 25 países de la Unión Europea (UE) por el estancamiento de las negociaciones.

Y mientras los negociadores no salían de su atolladero, a unas pocas cuadras del centro de convenciones en el que se reúnen, decenas de manifestantes antiglobalización se enfrentaron temprano con la policía antimotines. No se reportaron heridos graves.

"A menos que la UE se mueva (en el tema de dar mayor) en acceso a mercados, no veo a nadie más moviéndose", dijo el represente de Comercio de Estados Unidos, Rob Portman, a los periodistas en un receso de los debates.

La negativa de la UE a realizar profundos cortes en los subsidios que otorga a sus productores agrícolas y al porcentaje de los aranceles de importación que cobra, es señalada por muchos de los delegados aquí como la razón del entrabe de las negociaciones.

Los países pobres mantienen que esas barreras arancelarias y los efectos de los subsidios en el precio internacional de productos agrícolas afecta sus exportaciones y les impide expandir, fortalecer o incluso levantar sus economías.

Washington mantiene que no puede ir más allá en su oferta hasta tanto la UE no de un paso y los representantes europeos han reiterado que no presentaran nuevas propuestas de porcentajes de cortes de tarifas ni de subsidios.

Grupos no gubernamentales presentes en la reunión de la OMC estiman que el comercio agrícola representa anualmente unos 783.000 millones de dólares, pero los países en desarrollo sólo conforman un tercio de todo ese comercio.

Africa, por ejemplo, apenas consigue entre uno y cuatro por ciento de ese volumen comercial, según datos del grupo Oxfam, destacando que esa reducida proporción se da a pesar de que las naciones en desarrollo son las que representan 98% de la población agrícola mundial.

"Las principales economías no pueden esperar más concesiones de los países en desarrollo de las que ellas estén dispuestas a ofrecer", dijo en su discurso el canciller de Brasil, Celso Amorím. Otorgar esas concesiones sin una contrapartida "simplemente no sucederá", agregó.

Las demandas de acceso al mercado del mundo en desarrollo que hacen Estados Unidos y el bloque de 25 países de la Unión Europea están fuera de "proporción de lo que están dispuestos a ceder", dijo por su parte el ministro del Exterior de Argentina, Jorge Taiana.

Para que las negociaciones sean exitosas, agregó, los beneficios para las naciones en desarrollo "deben ser mayores que los costos".

Taiana además dijo que si las conversaciones de la OMC, que comenzaron el martes y se extienden hasta el 18 de diciembre, no consiguen un marco y fecha para la eliminación de todas las formas de subsidios que distorsionan el comercio, la negociación "habrá fracasado a pesar que digamos lo contrario".

La representación europea replicó que la ronda de negociaciones en Hong Kong, centrada en el sector agrícola, no tendrá éxito a menos que se aleje del problema de la agricultura y comience a discutir el asunto de la liberalización de los mercados industriales y de servicios.

"No tendremos éxito, en Hong Kong o después, si seguimos enfocados en sólo una parte de las negociaciones", dijo Peter Mandelson, comisionado de Comercio de la UE. "No nos podemos dar el lujo de esperar. Cuando la línea de meta esta en el horizonte, es momento de apurar el paso", indicó.

El canciller brasileño y su colega de India, Kamal Nath, ratificaron durante una conferencia de prensa vespertina que son insatisfactorias las ofertas que ha presentado la UE en los últimos meses para acceso a sus mercados y pide mucho a cambio a las naciones en desarrollo.

"Pero soy un optimista... para mostrar en lo resta de reunión, dijo Nath, cuyo país junto a Brasil promovió la creación del grupo para la defensa de sus interés en el sector agrícola.

Los dos ministros descartaron además fracturas en el seno del llamado Grupo de los 20 (G-20) y destacaron que por el contrario, están más unidos. El martes por la noche incluso, dijeron el G-20 se reunió por primera vez en el marco de la OMC con otros grupos de naciones en desarrollo de Africa, Asia y El Caribe.

Entre los escollos y protestas, el director general de la OMC, el francés Pascal Lamy, admitió que el grupo tiene un problema de credibilidad.

"El sistema de comercio internacional que todos conocemos tiene un problema de credibilidad", dijo Lamy a los reporteros. Y "nosotros también tenemos un problema de credibilidad".

FUENTE: AP
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?