| 9/30/2005 12:00:00 AM

Sector solidario solo compró el 1,2% de Granahorrar

Fue muy bajo el interés del sector, pese a las líneas de crédito en condiciones blandas de tasas de interés y plazos concedidos por el gobierno y al menor precio al que se le estableció.

Pese a las líneas de crédito en condiciones blandas de tasas de interés y plazos concedidos por el gobierno y al menor precio al que se le estableció, el llamado sector solidario de la economía únicamente adquirió el 1,2% de las acciones del banco estatal Granahorrar.



Al terminar la primera fase del proceso de enajenación de las acciones de Granahorrar solo fueron compradas 497.446 millones de acciones de un total de 42 billones de acciones, por un valor de $5.062 millones.



El director del Fondo de Garantías de Instituciones Financieras (Fogafin) Juan Ricardo Ortega, informó en la audiencia pública donde se revelaron los resultados de la primera fase, que compraron acciones el Fondo de Pensiones Obligatorias Porvenir; el Fondo de Pensiones Voluntarias Porvenir; el Fondo de Cesantías Porvenir; el Fondo de Empleados de Porvenir; empleados y ex empleados de Granahorrar; la Unión de Trabajadores Bancarios (Uneb) y el Fondo de Empleados del Banco de Bogotá.



En la primera parte de la venta intervinieron 16 personas naturales y 6 jurídicas. No hubo participación de cooperativas.



Para el sector solidario hubo líneas de crédito del Banco Agrario y Granbanco a la DTF más 5 puntos porcentuales.



La segunda fase donde podrán seguir participando los pertenecientes al sector solidario (sindicatos, fondos de empleados, fondos de pensiones, cajas de compensación, etc) ya estará abierta para que intervengan los grandes bancos de capital colombiano y extranjero.



Esta segunda fase comenzará tan pronto paguen los que compraron en la primera fase. Legalmente hay 5 días para hacerlo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?