| 9/11/2007 12:00:00 AM

Se respira política en sexto aniversario del 11 de septiembre

Los bomberos compartirán la tarima con el ex alcalde de la ciudad Rudy Giuliani, quien tiene previsto hablar. Muchos familiares de las víctimas expresaron su oposición a que se pronuncia Giuliani porque es candidato a la presidencia de Estados Unidos.

NUEVA YORK _ El sexto aniversario de los ataques del 11 de septiembre en Estados Unidos parece diferente al resto.

La venidera campaña presidencial y el denso debate sobre la salud de los trabajadores que removieron escombros y cadáveres de las Torres Gemelas en Nueva York se respiran en el ambiente.

En una ceremonia que se celebra en el lugar donde se erigían los gigantescos edificios, los bomberos y primeros equipos de ayuda que ayudaron a rescatar a miles de personas, así como los cadáveres de miles más, tenían previsto leer los nombres de las víctimas por primera vez en seis años.

Muchos de esos rescatistas padecen ahora problemas respiratorios y cánceres que atribuyen a la humareda de polvo, asbestos y otros elementos tóxicos que respiraron en la zona durante semanas, e incluso meses.

También acudiría a la ceremonia la senadora Hillary Rodhman Clinton, otra aspirante presidencial, quien ha hablado en el pasado, pero en esta ocasión no lo hará porque el privilegio está reservado sólo para ex alcaldes y no senadores.

El presidente George W. Bush tenía previsto acudir a una iglesia en Washington y sostener un momento de silencio en la Caasa Blanca.

Horas antes del comienzo de las ceremonias, Osama bin Laden, quien es acusado de haber planeado los ataques que mataron a casi 3.000 personas, divulgó un vídeo con su supuesta voz en el que alaba a los atacantes suicidas del 11 de septiembre.

 
AP
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?