| 11/27/2006 12:00:00 AM

Se recupera la industria cafetera colombiana

El valor de la cosecha de café en el 2002, cuando los productores del grano vieron como los precios internacionales se desplomaban a causa de un incremento de la oferta, fue de unos 870 millones de dólares, mientras en el 2006 casi se duplicó a 1.608 millones de dólares.

Bogotá.- La industria cafetera colombiana se encuentra en plena pujanza tras la crisis que le provocó pérdidas al inicio de la década y ahora registra el nivel de exportaciones más alto en los últimos ocho años.

"Hay una gran recuperación del ingreso de los campesinos gracias a los buenos precios del café este año", dijo el lunes Gabriel Silva, gerente de la Federación Nacional de Cafeteros, al presentar un balance de la industria en 2006.

"Para los cultivadores significa un aumento del 69% por ciento de sus ingresos", explicó Silva.

La producción del año se estima llegará a 12 millones de sacos de 60 kilogramos que le permite a Colombia mantener el tercer puesto entre los productores mundiales, detrás de Brasil y Vietnam.

"Las perspectivas para el año próximo son de estabilidad en los precios internacionales por un equilibrio de la oferta y la demanda, el aumento del consumo y la circunstancia favorable de que en Brasil y Vietnam están dejando de sembrar café para cosechar caña y palma para producir etanol", explicó el gerente de la Federación.

"La revolución de los biocombustibles ha sido una bendición para los cafeteros y también nos beneficia en Colombia en donde se está sembrado caña de azúcar para producir etanol en tierras en donde cultivar café resultaba demasiado costoso", agregó Silva.

La libra del café colombiano cuesta hoy cerca de 1,24 dólares, el doble de hace cuatro años, pero, una revaluación del peso colombiano de aproximadamente del 20% entre 2004 y 2006, impidió una mayor recuperación de la industria.

"En los últimos tres años los productores de café han dejado de recibir más de un billón de pesos (435 millones de dólares) por efectos de la revaluación del peso que nos ha golpeado con dureza", manifestó Silva.

El fenómeno revaluacionista afecta a todos los exportadores colombianos.

Los cafeteros aprovechan el auge de precios para modernizarse, alentando la producción de cafés gourmet de alto precio, la exportación de cafés procesados y la promoción del café colombiano en 65 tiendas "Juan Valdez" que funcionan en Estados Unidos, España y Colombia.

"Todo esto es un valor agregado que le están generando mayores ingresos a los cultivadores y nos permite estar preparados para el ciclo de la destorcida (cambio de rumbo) de los precios que ojalá no llegue pronto", explicó Silva.
 
 
 
AP
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?