| 8/7/2011 7:40:00 AM

Se reanuda el flujo de crudo por oleoducto incendiado en el suroeste de Irán

El flujo de crudo por el oleoducto Galatnaar-Ahvaz se reanudó tras la reparación de la tubería, que sufrió el pasado viernes un fuerte incendio que obligó a suspender sus operaciones, informó la agencia oficial de noticias IRNA.

Una fuerte explosión, cuyas causas no se han determinado, causó en la madrugada del 5 de agosto pasado un incendio en la tubería de 20 pulgadas del oleoducto, en el que las llamas cubrieron una área de más de 300 metros y alcanzaron una altura de hasta 40 metros, hasta que fueron sofocadas por los bomberos en la tarde de ese día.

Según Hormoz Qalavand, director de la Compañía Nacional de Petróleo del Sur de Irán, a las 11.00 hora local (06.30 GMT) de hoy se ha reanudado el transporte de petróleo por esa línea, que tiene una capacidad de bombeo de 40.000 barriles de crudo al día.

Los bomberos que intervinieron en la extinción del incendio, en unas condiciones muy duras con más de 50 grados centígrados en la zona, también llevaron a cabo labores de limpieza para tratar de evitar daños ecológicos en el área, trabajos que aún realizan equipos especializados.

El pasado viernes, la agencia iraní Mehr informó de que entre 10.000 y 15.000 barriles de crudo se habían derramado en un río cercano tras la explosión, lo que ha podido causar graves daños ecológicos.

Tras la reparación y reconstrucción del oleoducto, hoy se reanudó el transporte de petróleo desde las zonas de producción de Galatnaar al área industrial de Ahvaz.

El suceso, según los medios locales, no afectó las ventas internacionales de crudo de Irán, que con más de 3,5 millones de barriles diarios es el cuarto productor mundial y el segundo de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), después de Arabia Saudí.

(EFE)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?