| 8/13/2007 12:00:00 AM

Se posesionó nuevo director de Fogafin

Santiago Vélez Penagos se desempeñó hasta hace unas semanas como representante Legal para Asuntos Judiciales y Administrativos de Almacenes Éxito (Director Unidad Jurídica) y como Secretario General de Cativen (Gran Cadena de Almacenes Venezolanos).

Bogotá.- Santiago Vélez Penagos, se posesionó esta tarde ante el Ministro de Hacienda y Crédito Público, Oscar Iván Zuluaga, como nuevo director del Fondo de Garantías de Instituciones Financieras (Fogafin).

Vélez Penagos, quien reemplaza en la dirección de Fogafin a Andrés Flórez Villegas, es egresado de la facultad de Derecho de la Universidad Pontificia Bolivariana, donde obtuvo el título de Doctor en Derecho y Ciencias Políticas en 1985.

El director de Fogafin tiene un post grado en Derecho Mercantil de la Universidad Pontificia Bolivariana (1986) y dos especializaciones, una Finanzas de la Eafit (1992 – 1994) y otra en Administración de Impuestos de la Universidad de Medellín (1989), entre otros estudios adelantados.

Santiago Vélez Penagos se desempeñó hasta hace unos días como representante Legal para Asuntos Judiciales y Administrativos de Almacenes Éxito S.A. (Director Unidad Jurídica) y como Secretario General de Cativen (Gran Cadena de Almacenes Venezolanos).

Entre septiembre de 1990 y junio de 1993 el nuevo director de Fogafin ocupó varios cargos en Basf Química Colombia S.A., entre estos, la Secretaría General,
fue Jefe del Departamento Jurídico e Impuestos y Jefe de Crédito y Cobranza

En la Siderúrgica de Medellín S.A., se desempeñó como Director de la División Jurídica, fue asesor de las Empresas Filiales (Siminera, Minerales del Ruiz, Minerales Industriales, Prosicol, Filesa), así como Gerente de Finsimesa (Fondo Mutuo de Inversión). A la empresa siderúrgica estuvo vinculado entre 1985 y 1990.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?