| 9/3/2013 11:35:00 AM

Se podría intervenir en Siria con nuevas pruebas

El alcalde de Londres, Boris Johnson, sugiere que las tropas británicas aún podrían intervenir en Siria en caso de existir "nuevas y mejores evidencias" que inculpen al régimen de Bachar al Asad en el empleo de armas químicas.

Johnson considera que no debe permitirse el uso de gas sarín para cometer asesinatos en masa sin un castigo.

"Si hay nuevas y mejores evidencias que inculpan a Al Asad, no veo razón por la que el Gobierno (británico) no debería presentar una nueva moción ante el Parlamento, invitando a la participación británica (en el conflicto sirio)", indica el alcalde.

El pasado jueves, el Parlamento rechazó los planes para intervenir militarmente en Siria del jefe del Ejecutivo, David Cameron, al tumbar en una sesión de urgencia la posibilidad de lanzar un ataque contra el régimen de Bachar al Asad.

En el citado artículo, Johnson también lanza una crítica contra el líder del Partido Laborista -principal grupo opositor-, Ed Miliband, quien, según él, "ha estado fingiendo que ha frenado un ataque en Siria, cuando su postura real ha sido más ladina".

"Si sumamos a los 'tories' (conservadores) y los 'blairites' (laboristas afines a las políticas del ex primer ministro laborista Tony Blair) hay una mayoría natural a favor de una respuesta calibrada a un grotesco crimen de guerra", opina.

Este domingo destacados representantes de los partidos Conservador y Laborista descartaron que la Cámara de los Comunes celebre una segunda votación sobre la intervención británica en Siria, después del rechazo del pasado jueves.

Así lo indicaron el ministro de Economía, el conservador George Osborbe, y el titular de Exteriores, William Hague, que dijo que "no es realista pensar que podemos volver cada semana al Parlamento con la misma pregunta, una vez que ya nos han respondido con un 'no'".

Por su parte, el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, afirmó este domingo que su país tiene pruebas de que el régimen sirio usó gas sarín en el supuesto ataque con armas químicas en la periferia de Damasco del pasado 21 de agosto.

El presidente de EE. UU., Barack Obama, anunció este sábado su decisión de atacar Siria en represalia al empleo de este armamento por parte de Al Asad, algo que considera probado, pero aclaró que buscará la autorización del Congreso, lo que aleja la perspectiva de una acción inminente.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, desde el inicio del conflicto en marzo de 2011, han muerto 110.371 personas frente a las más de 100.000 muertes estimadas por Naciones Unidas.

EFE/D.com

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?