| 6/22/2006 12:00:00 AM

Se mantiene desempleo en Venezuela

El índice de desempleo alcanzó en mayo pasado una tasa de 10,2%, similar a la de abril pero inferior en 2,4 puntos porcentuales a la de mayo del 2005, dijo el miércoles el presidente del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), Elías Eljuri.

Esto significa que alrededor de 1,21 millones de personas no tienen trabajo en una población de 26 millones.

Para abril pasado la tasa de desempleo estaba en 10,2%.

Eljuri indicó en un comunicado que la "tasa de ocupación" se ubicó en mayo pasado en 89,8% (unos 10,68 millones de personas), lo que representó un aumento de 2,4 puntos porcentuales respecto al mismo período del año pasado.

 

De esa masa laboral sólo 54,9% (5,8 millones de personas) está en el sector formal, y el resto en la economía informal (vendedores ambulantes y empleados domésticos).

El aumento de la ocupación es atribuida a la recuperación del 525.779 empleos en los últimos doce meses como reflejo de la mejora económica que experimenta el país.

 

En Venezuela, aunque es el quinto exportador de petróleo del mundo, cerca del 37% de su población está en situación de pobreza según cifras del gobierno. Algunos analistas sostienen que más de la mitad de los venezolanos vive bajo la línea de pobreza.

La economía creció 9,4% del producto interno bruto (PIB) en los primeros tres meses de este año a pesar de una leve contracción de su sector petrolero.

El ministerio de Finanzas estimó que este año la economía crecerá 5% del PIB.

El gobierno, es tanto, mantiene desde mayo del 2001 un régimen de inamovilidad laboral para evitar el incremento del desempleo. La política protege a quienes ganan hasta unos 294 dólares mensuales. Durante la vigencia de la inamovilidad han sido despedidas cerca de medio millón de personas debido a la quiebra de miles de empresas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?