| 8/24/2011 3:40:00 PM

Se estrella nave espacial rusa con carga vital para plataforma orbital

Por primera vez en más de 30 años de existencia, un carguero espacial Progress se estrelló hoy poco después del despegue, justo cuando de estas naves automáticas rusas dependen plenamente la Estación Espacial Internacional (EEI).

Moscú - "Según datos preliminares, el cohete portador sufrió un fallo en el bloque propulsor, lo que desencadenó su desconexión en el segundo 325", es decir, a los cinco minutos del despegue, informó la agencia espacial rusa, Roscosmos.

Los fragmentos de la Progress M-12M, lanzada desde el cosmódromo kazajo de Baikonur con 2,6 toneladas de reservas de agua, oxígeno, alimentos y equipos, cayeron en el distrito Choiski de la república siberiana de Altái, según informaron fuentes policiales locales a la agencia Interfax.

Al parecer, añadieron, la nave no tripulada se precipitó contra la tierra "en un descampado, lejos de zonas pobladas. Según datos preliminares, no hubo ni incendio, ni heridos", precisaron.

Sin embargo, otras fuentes, citadas por la agencia RIA-Nóvosti, no descartan la posibilidad de que los fragmentos pudiesen haber caído en una zona poblada de la taiga.

"La explosión fue tan fuerte que a unos cien kilómetros casi saltaron los cristales de las ventanas", afirmó el jefe del distrito Choiski, Alexandr Borísov.

El funcionario subrayó que en los últimos 40 años que vive en aquella región allí habían caído numerosos restos de cohetes portadores lanzados desde Baikonur, pero nunca se había registrado una explosión de tal magnitud.

El Centro de Control de Vuelos Espaciales perdió contacto por radio con la nave antes de que ésta se separara del cohete portador Soyuz-U, lo que estaba previsto para las 17:09 hora local (13:09 GMT).

EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?