| 3/10/2011 9:00:00 AM

Se calcula que la inflación en China será del 5% en 2011

El Banco Popular de China (BPC, central) pronostica que la inflación se situará este año en un 5% debido al aumento de los precios internacionales de las materias primas, informó hoy la prensa oficial china.

Pekín - El dato de la entidad bancaria supera la previsión del 4% que el primer ministro Wen Jiabao había fijado para este año en el marco del plenario del legislativo.

Sin embargo, los planificadores no deberían recurrir a la revaluación del yuan (la moneda china) para contener la subida de los precios, señaló Li Daokui, miembro del comité de política monetaria del BPC en una entrevista exclusiva con el "China Daily".

Según Li, el tipo de inflación que sufre ahora China es diferente a la de meses anteriores, y "la principal causa ahora el aumento de los costes de las materias primas importadas y de los salarios, que crecieron entre un 17% y un 20% en 2010".

El funcionario añadió que las revueltas en el norte de África y Oriente Medio también están afectando al precio del barril de petróleo, un combustible del que China tuvo que importar un 55% de su consumo en 2010.

El encarecimiento de las materias primas repercutirá en consumidores y productores, aseguró el también economista de la Universidad de Tsinghua, mientras que el aumento de los salarios será beneficioso para todos, en especial para quienes menos ganan.

No obstante, el economista del BPC considera que Pekín será capaz de mantener el dato inflacionario bajo control este año.

El Índice de Precios al Consumo (IPC) de China alcanzó un récord de 28 meses en noviembre al marcar un 5,1%, antes de que redujera su velocidad en diciembre, con un 4,6%, y en enero con un 4,9%.

Analistas independientes creen que el dato puede alcanzar un 6 por ciento en el primer semestre del 2011.

 

(Efe)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?