| 1/27/2011 2:15:00 PM

Sarkozy dice que UE nunca le dará la espalda al euro

El presidente francés Nicolas Sarkozy prometió el jueves que junto con sus socios europeos "nunca daremos la espalda al euro", un profesión de fe en la divisa común al considerarla la conexión con la paz y la prosperidad, pese a que el estado de la deuda soberana de la región tiene preocupados a los inversionistas y líderes mundiales.

Davos, Suiza — Los persistentes temores por la salud del euro alimentaron el jueves los diversos debates del foro y en la mente de todos los asistentes pesaba la interrogante de: ¿Podrás salir Europa del pozo de su deuda soberana y crecer nuevamente para competir con economías emergentes como China?

Sarkozy dijo que las esperanzas del continente se basan en la moneda común, compartida por 17 países. "La desaparición del euro sería tan catastrófica que no podemos ni siquiera imaginar la idea", dijo.

Reconoció las preocupaciones que hubo durante meses en los mercados acerca de la supervivencia del euro, al grado que la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional tuvieron que rescatar el año pasado a los endeudados Grecia e Irlanda.

A pesar de esas preocupaciones, dijo, "el euro todavía está allí".

"Europa ha tenido 60 años de paz y por lo tanto nunca vamos a dejar que el euro vaya a ser destruido... Hablo tanto por mis amigos alemanes como por los franceses", dijo.

Dos horas antes de dirigirse el mandatario galo al Foro Económico Mundial en el balneario alpino de Davos, la tranquilidad del enclave helvético fue alterada por una pequeña explosión en un hotel, algo inusual en una localidad reforzada por extraordinarias medidas de seguridad durante la reunión anual de políticos de alto vuelo y capitanes de la industria.

Fueron destrozadas varias ventanas pero no hubo heridos, según la policía suiza.

 

(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?