| 11/28/2009 11:00:00 AM

Sarkozy y Brown proponen fondo climático para países pobres

La inminente cumbre global sobre el clima ha elevado la temperatura en lo que suele ser una reunión discreta de gobernantes de las ex colonias británicas.

Trinidad  — Los jefes de gobierno de la Mancomunidad se reunieron el viernes para discutir el cambio climático, en un anticipo de la cumbre mundial de Copenhague, en que el primer ministro británico Gordon Brown y un invitado extracomunitario, el presidente francés Nicolás Sarkozy, dijeron que apoyarán un fondo global que dará miles de millones de dólares a los países pobres para que puedan reducir la emisión de gases contaminantes.

Brown y Sarkozy dijeron que las naciones más ricas deberían crear el fondo como parte del pacto climático que emerja de la cumbre del mes próximo.

Sarkozy dijo a periodistas que el fondo debería entregar 10.000 millones de dólares por año durante los próximos tres años para que los países pobres combatan la deforestación, reduzcan sus emisiones de gases carbónicos y reparen los daños causados por el cambio climático. También pidió que se cree una "organización ambiental mundial" que verifique los avances en la reducción de la contaminación.

"Ya no nos podemos permitir no ser ambiciosos", dijo sobre las iniciativas climáticas. "Lo que está en juego aquí es el futuro del planeta".

Brown propuso en un comunicado un plan diferente: un fondo de 16.500 millones de dólares al que Gran Bretaña aportaría 1.300 millones. Con un compromiso internacional de esa magnitud, dijo, se podría superar el estancamiento en las negociaciones sobre recorte de emisiones, ya que se garantizaría ayuda a las naciones pobres para lograr una transición energética.

"Tenemos que aportar algo de dinero para ayudar a que eso suceda", dijo Brown. "Gran Bretaña lo hará, el resto de Europa lo hará y creo que Estados Unidos también lo hará".

La asistencia financiera para países en desarrollo es uno de los puntos más debatidos en preparación de la cumbre de Copenhague, a la que hasta ahora han prometido asistir 80 líderes mundiales. A pesar de los recientes compromisos de Estados Unidos y China de recortar sus emisiones de gases contaminantes, los expertos dicen que se necesita mucho más para evitar el calentamiento global.

"Podemos elevar nuestras voces políticamente", dijo el primer ministro trinitario Patrick Manning, anfitrión de la cumbre bienal. "Creemos que podemos tener alguna influencia sobre las discusiones en Dinamarca".

Al parecer otros coinciden con esa apreciación. Este año asisten líderes extracomunitarios como Sarkozy, el secretario general de la ONU Ban Ki-moon y el primer ministro dinamarqués Lars Loekke Rasmussen.

La reina Isabel II, la cabeza de la Mancomunidad, observó en sus declaraciones en la ceremonia inaugural que mucha de la gente más vulnerable a los cambios climáticos vive en los países del grupo.

"La amenaza a nuestro ambiente no es una preocupación nueva sino que constituye ahora un desafío mundial que seguirá afectando la seguridad y estabilidad de millones de personas en los años por venir", dijo la monarca.

Sarkozy dijo que el presidente estadounidense Barack Obama debería reconsiderar su decisión de asistir sólo el 9 de diciembre a la cumbre del mes próximo.

"Si no estamos allí todos al mismo tiempo, entonces ¿a qué clase de solución podríamos llegar?", preguntó.

(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?