| 9/20/2006 12:00:00 AM

Sancionan a dos empresas petroleras

La legislación venezolana permite a las empresas privadas recurrir a instancias estatales y tribunales para lograr una revisión la decisión.

Caracas
 
La corporación estadounidense Chevron-Texaco y la filial venezolana de British Petroleum deberán pagar US$19,4 millones y US$37,2 millones, respectivamente, por impuestos pendientes del año pasado, informó hoy el organismo recaudador de tributos.

El Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (Seniat) dijo en un comunicado que Chevron-Texaco "tiene que pagar al fisco venezolano un impuesto por la cantidad total de 41,9 millardos de bolívares (unos 19,4 millones de dólares)", por incurrir en errores en el cálculo del Impuesto Sobre la Renta (ISLR) del 2005.

El Seniat indicó que la filial venezolana del grupo británico también tendrá que cancelar por "reparos" de ISLR 80 millardos de bolívares (unos 37,2 millones de dólares).

La legislación venezolana permite a las empresas privadas recurrir a instancias estatales y tribunales para lograr una revisión la decisión del Seniat.

El Seniat inició a finales de abril del año pasado una revisión de las 22 compañías petroleras locales y extranjeras, beneficiarias de 32 convenios operativos, luego de que el presidente Hugo Chávez denunció que algunas de esas empresas estarían evadiendo el pago de impuestos.

El gobierno de Chávez ha realizado en los últimos meses importantes incrementos en las tasas de los impuestos petroleros y ajustes en los contratos de explotación de crudos para lograr que el Estado tenga una participación mayoritaria en las asociaciones con empresas extranjeras.

Venezuela es el quinto exportador de curdos del mundo y uno de los principales proveedores del mercado estadounidense.

FUENTE: AP
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?